LA GRAN APAMEA

Siria – Hama  /  AFEMIA  (Syria)

 

Apamea está situada al norte del desierto sirio, en la orilla derecha del río Orontes. Se encuentra a 55 km. al noroeste de la capital de provincia Hama y a 125km. de Aleppo. El yacimiento arqueológico de la antigua ciudad de Apamea fue designado en 1999 como candidato a formar parte del Patrimonio Mundial de la UNESCO por parte de la República Árabe de Siria.

 

La fundación de la ciudad se debe al rey seléucida Seleuco I Nikator que, en el 300 a.C., le da el nombre en honor a su esposa, Afamia. Apamea fue una de las grandes ciudades del Imperio Romano; según un censo de los años 6-7 d.C., su población alcanzaba los ciento diecisiete mil habitantes. Entre los hechos históricos sucedidos en  Apamea, destaca el tratado de paz, firmado en el año 190 a.C., entre la República de Roma y el reino seléucida de Antíoco III, tras la derrota sufrida por éste último en la batalla de Magnesia. La victoria de las legiones romanas, comandadas por los generales Lucio Cornelio Escipión  y su hermano, Escipión el Africano, supuso el abandono definitivo de los anhelos expansionistas del Imperio seléucida en Asia Menor.

 

Los vestigios de época romana más interesantes de Apamea son sus murallas y el cardo máximo. Las primeras conservan un excepcional perímetro amurallado de siete kilómetros de longitud, protegidas a intervalos regulares por torres de forma cuadrada o redondeada. De las cuatro puertas de acceso a la ciudad se conservan importantes vestigios de la puerta norte. El cardo máximo fue erigido a lo largo del siglo II d.C., principalmente en tiempos de los emperadores Trajano (98-117 d.C.), Marco Aurelio (161-181 d.C.) y Septimio Severo (193-211 d.C.). Esta imponente calzada tiene una longitud de casi dos kilómetros, marcando el perímetro de norte a sur de la ciudad. Los casi cuarenta metros de anchura de la calle estaban delimitados por interminables hileras de columnas, cuyos capiteles muestran motivos florales y los rostro de líderes locales y emperadores romanos. El cardo máximo estaba delimitado al norte por la puerta de Antioquia y al sur por la puerta de Homs.

 

Apamea. Cardo máximo (foto: Mauro Gambini)
Apamea. Cardo máximo (foto: Lenguyen Phamtran)

 

Bajando por el cardo, desde el norte, encontramos el área del antiguo ágora de la ciudad, un espacio rectangular de unas imponentes medidas de 150x45m. El ágora estaba conectada al cardo a través de una pequeña vía y contaba con una entrada monumental.  A la derecha del ágora estaba situado el templo de Zeus Belos, del que apenas quedan sus cimientos, tras ser destruido en el 348 d.C.

 

Apamea. Templo de Zeus Belos (foto: Lenguyen Phamtran)

 

Cerca de la puerta de Antioquia se encuentran las termas, construidas probablemente en tiempos del emperador Trajano. Entre las estancias termales que se conservan se encuentran las correspondientes a las salas de agua caliente o caldarium y de agua templada o tepidarium.

 

Apamea. Termas (foto: Paul)

 

El teatro, de origen seléucida, se halla en una colina a la derecha del cardo. Con un diámetro de 139m. es el mayor teatro romano de toda Siria y uno de los mayores de la Antigüedad. Fue usado como cantera por los árabes durante la construcción de su ciudadela, motivo por el cual sólo se conserva parte de la forma de la cavea y del muro de la escena.

 

Apamea. Teatro (foto: Bruce Allardice)

 

En la carretera que lleva a Kan Sheikhoun, existen vestigios de residencias romanas y bizantinas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *