EL MUSEO PROVINCIAL DE CUENCA

Castilla La Mancha – Cuenca

 

La ciudad de Cuenca, Patrimonio Mundial de la UNESCO desde 1996, remonta sus orígenes a la época musulmana, cuya alcazaba «Qūnka» dio origen al nombre de la ciudad. La fama de esta bella población de Castilla-La Mancha, localizada entre las hoces del Huécar y el Júcar, le viene dada principalmente por sus famosas Casas Colgadas, la Torre de Mangana, sus empinadas cuestas, múltiples edificios señoriales y su destacado abanico museístico. Este último punto es el que más nos interesa por su Museo Provincial. Si visitas la ciudad con niños es recomendable acercarse hasta el Museo de Paleontología de Castilla-La Mancha – Tierra de Dinosaurios, donde los más pequeños podrán disfrutar de las excelentes reproducciones de dinosaurios existentes en la provincia, a escala real.

 

El Museo Provincial de Cuenca, ubicado en la Casa Curato de San Martín, es una interesante visita para complementar las realizadas a los yacimientos arqueológicos de la provincia. El museo está distribuido en tres plantas, la primera dedicada a la Prehistoria – Edad del Hierro, la segunda a la época romana y la tercera centrada en la arqueología tardorromana y medieval. En la sala de la Edad del Hierro destaca la exhibición de una falcata y un yelmo ibero (s. V a.C.) procedentes de la necrópolis principesca de los Canónigos, en Arcas de Villar. También llaman la atención dos espadas (s. IV a.C.) procedentes de una necrópolis de Alconchel de la Estrella.

 

Espadas. s. IV a.C. Necrópolis de Alconchel de la Estrella (foto: Sergio Geijo)
Falcata ibera. s. V a.C. (foto: Sergio Geijo)

 

La sección dedicada a la época romana cuenta con tres salas donde se exhiben las piezas halladas en las excavaciones arqueológicas de las tres ciudades romanas de la provincia, Segóbriga, Valeria y Ercávica. En la de Segóbriga, la de mayor extensión, destacan el pedestal de Manio Octavio, praefectus fabrum del ejército romano, una estatua togada, y una representación de la Diosa Roma, halladas en el teatro de la ciudad.

 

Cuenca. Estatua togada (foto. Sergio Geijo)

 

En la sala de Valeria son reseñables el águila imperial (s. I d.C.), remate de un estandarte romano, y el fragmento escultórico con gladiador (s. I d.C.). hallado en la zona sur del foro.

 

Águila imperial. s. I d.C. (foto. Sergio Geijo)

 

En la sala de Ercávica destaca el busto de Lucio César, hijo adoptivo de Augusto junto con su hermano Cayo César y que probablemente hubiera sido su sucesor de no haber fallecido a los diecinueve años. También es interesante la recreación realizada de una cocina-bodega romana. Otra de las salas del museo está dedicada a la minería del lapis specularis, el verdadero motor económico de la provincia. Este mineral es un yeso transparente que era muy utilizado para el acristalamiento de ventanales y vanos. En la provincia conquense se han identificado veintitrés minas donde se extraía este preciado mineral, destacando las de Huete, Torrejoncillo y Campos del Paraíso.

 

Museo de Cuenca. Lapis specularis (foto. Sergio Geijo)
Busto de Lucio César (foto: Sergio Geijo)

 

 

Más información.

MUSEO DE CUENCA (C/ Obispo Valero, 12. 16001 Cuenca)

HORARIOS: Martes a sábado de 10:00 a 14:00 y 16:00 a 19:00 (invierno) y 17:00 a 19:00 (verano).  Domingos de 10:00 a 14:00. Lunes cerrado.

TARIFAS 2017: Adultos…3 € (no admiten tarjetas de crédito)

TELÉFONO: 969 21 30 69

EMAIL: muse_cuenca@jccm.es

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *