EL PUENTE DE TRAJANO EN DROBETA-TURNU SEVERIN

Rumania – Mehedinti  / DROBETA (Dacia)

 

Drobeta Turnu Severin está situada al suroeste de Rumanía, en el límite fronterizo marcado por el Danubio con la República de Serbia, a la entrada de las Puertas de Hierro.

 

El fuerte romano de Drobeta fue fundado durante el principado de Trajano, con la finalidad de asegurar y controlar el paso por el Danubio. La importancia del vicus civil desarrollado al calor del campamento militar permitió que Drobeta fuera elevada a municipium durante la era de Adriano (117-138 d.C.) y a colonia en el 193 d.C. bajo el principado de Septimio Severo (193-211 d.C.). Se conservan importantes vestigios del castrum romano. En el año 2010 se descubrió en las inmediaciones del Museo de las Puertas de Hierro el anfiteatro del campamento romano.

 

Fuerte romano de Drobeta
Drobeta-Turnu-Severin. Ruinas romanas.

 

En las inmediaciones del campamento romano de Drobeta estaba situado uno  de los extremos del Puente de Trajano, construido por el magnífico arquitecto Apolodoro de Damasco. Este puente fue construido por las legiones romanas entre los años 103 y 105 d.C. dentro de los preparativos para la conquista de la Dacia dirigida por el emperador Trajano. La estructura tenía una longitud de 1.135m. sobre el Danubio. Contaba con la protección de dos fuertes romanos en sus extremos, Drobeta y Pontes, correspondientes a las actuales localidades de Drobeta-Turnu Severin en Rumania y Kladovo en Serbia, respectivamente. Según Dión Casio contaba con una altura de 18 m. y una anchura de 12 m., por donde se desplazaban las legiones romanas, la caballería y la poderosa maquinaria bélica del Imperio.

 

Drobeta Turnu Severin. Pilar del Puente de Trajano

 

La estructura superior del puente, de madera, fue destruida parcialmente por el emperador Adriano con el fin de evitar los ataques de las tribus del norte a los territorios romanos situados al sur del Danubio, y definitivamente tras el abandono de la Dacia por parte de los romanos, en el 275 d.C. Veinte de sus pilares de piedra eran aún visibles en el año 1856, cuando el Danubio alcanzó un nivel inusualmente bajo. En 1906 se destruyeron dos de los pilares para facilitar la navegación de los barcos por el Danubio. Actualmente sólo son visibles los situados en ambas orillas del Danubio. En la novela «Circo Máximo», el escritor Santiago Posteguillo relata de manera soberbia la construcción de esta memorable obra de ingeniería sobre el Danubio, que, en su época fue la mayor construcción de este tipo jamás realizada.

 

Drobeta-Turnu-Severin. Monumento al Puente de Trajano.

 

El Museo Regional de las Puertas de Hierro cuenta, en la Sección de Historia – Arqueología,  con cuatro de sus nueve salas dedicadas al mundo dacio-romano. En una de ellas podemos contemplar una maqueta del Puente de Trajano sobre el Danubio, de 21 m. de longitud.

 

Drobeta-Turnu Severin. Museo. Maqueta del Puente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *