LA CIUDAD ROMANA DE LABITOLOSA

Aragón – Huesca  / LABITOLOSA (Tarraconensis)

 

El municipio de La Puebla de Castro está situado al noreste de España,  en la vertiente sur del Pirineo aragonés, entre los ríos Ésera y Cinca. Perteneciente a la comarca de La Ribagorza, dista 78 Km. de la capital provincial, Huesca. En el municipio, en el lugar conocido como Cerro Calvario, se encuentra el yacimiento de la ciudad romana de Labitolosa. Ocupa la vertiente sur del cerro, con una extensión en torno a las 12 Ha.

 

Labitolosa pertenecía al Conventus cesaraugustanus. Las primeras referencias arqueológicas de la ciudad se remontan a un documento de época altomedieval, del siglo VI d.C., conocido como «Donación del diácono Vicente» y a una inscripción latina relativa a los cives labitolosani, los ciudadanos labitolosanos, descubierta en el siglo XVI. La ciudad no aparece reflejada en las fuentes clásicas ni tampoco en la Historia Natural de Plinio, donde se mencionan las ciudades del convento jurídico cesaraugustano. Se cree que la ciudad fue abandonada en torno a finales del siglo III d.C.

 

Las excavaciones arqueológicas realizadas por la Universidades de Zaragoza y Burdeos, desde 1991,  han permitido sacar a la luz un conjunto excepcional de construcciones de época romana, tanto de edificios públicos como privados. Destacan el edificio de la Curia, en el foro de la ciudad, y dos conjuntos termales.

 

La Curia, situada en el foro, centro administrativo y religioso de la ciudad, fue construida entre los años 110 y 120 d.C. por gracias a Marcus Clodius Flaccus. Es de planta rectangular, con unas medidas  de 18,30x11m. El vestíbulo se encuentra en un deficiente estado de conservación, todo lo contrario que la sala principal, el aula, extraordinariamente conservada. Esta sala conserva parte de sus paredes, revestidas con mortero para soportar las pinturas murales. Lo más llamativo es la conservación de veinticinco zócalos destinados a soportar las estatuas de los miembros de la curia y once inscripciones con los nombres de los mismos. Una de las inscripciones está dedicada al Genio, protector similar a los patrones de los pueblos, por lo que al edificio se le ha denominado el Templo del Genio.

 

Curia romana – sin el cubrimiento actual (foto: Enrique Vallespín)
Labitolosa. Curia del foro

 

Marco Clodio Flaco, tribuno de la Legio IIII Flavia, fue uno de los personajes más importantes de Labitolosa. Conocemos a este magistrado, sacerdote y benefactor de la ciudad gracias a una inscripción epigráfica hallada en el yacimiento arqueológico. Sabemos que estaba casado con Cornelia Neilla y que dos de sus esclavos liberados eran Clodia y Cornelio Philemon. La estela, descubierta en el siglo XVI, se encuentra en el Museo de Zaragoza.  La Legio IIII Flavia Felix  participó en las  campañas dacias de Trajano, en la actual Rumanía.

 

También se han descubierto dos edificios termales, muy próximos uno de otro -a 30m. de distancia-, en un buen estado de conservación, que se elevan hasta los cinco metros de altura. El primero de ellos (Termas I) se construyó entre los años 40 y 60 d.C., mientras que el segundo (Termas II) lo fue entre los años 70 y 80 d.C. En la planta de las termas se identifican claramente las salas clásicas de este tipo de construcciones: el frigidarium (sala de agua fría), el tepidarium (sala de agua templada), y la cella soliaris-caldarium (sala de agua caliente) con su labrum separado. De los conjuntos termales es importante destacar el buen estado de conservación de sus sistemas de calefacción.

 

Labitolosa. Termas romanas
Labitolosa. Termas romanas (foto: Daniel)

 

A continuación presentamos dos videos, realizados por el Gobierno de Aragón dentro del proyecto «Patrimonio romano de Aragón: aplicación didáctica de imágines sintéticas digitales», con las reconstrucciones virtuales de los dos edificios más importantes del yacimiento, la Curia y las termas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *