NISA. LA CAPITAL DEL IMPERIO PARTO

Turkmenistán – Ahal  / PARTHAUNISA (Parthia)

 

El yacimiento arqueológico de la antigua Nisa se encuentra en las proximidades de la moderna ciudad de Bagyr, en la provincia de Ahal, a 12km. al suroeste de la capital del país, Ashgabat. Se tarda unos 30 minutos en coche desde la capital. Está situada en las estribaciones de las montañas Kopetdag, cerca de la frontera con Irán.

Nisa era una de las principales ciudades del Imperio Parto, uno de los más poderosos de su época, mediados del siglo III a.C. hasta el año 224 d.C. Según la tradición, fue fundada por Arsaces I (250 – 211 a.C.), siendo una de las primeras capitales del Reino Parto. Una de sus antiguas denominaciones, según lo indican las tabillas de arcilla halladas en el yacimiento, era Mithradatkert, la Fortaleza de Mitra. Su nomre hacía referencia al rey Mithradat I (174-138 a.C.).

El geógrafo del siglo I Isidorus de Kharax menciona a Parthaunisa como el centro administrativo y económico de la dinastía arsácida. Esta dominó vastos territorios desde el Indo hasta el Eufrates, enfrentándose en diversas ocasiones con el otro gran imperio del momento, el Imperio romano. El 224 d.C. vio el colapso del reino parto cuando Ardashir, gobernador de Persia y fundador de la dinastía sasánida, frenó la expansión parta con la conquista de sus ciudades y territorios y la muerte de su último rey Artaban V.

 

En el año 2007  Nisa fue inscrita en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO como ejemplo de la interacción cultural entre Asia central y el mundo mediterraneo, representado por las culturas griega y romana, y por su importancia dentro del Imperio parto, una de las más poderosas e influyentes civilizaciones del mundo antiguo.

 

El sitio arqueológico de Nisa consta de dos zonas: la Vieja Nisa o Ciudadela de la Realeza y la Nueva Nisa, donde residía la mayor parte de la población. En la primera es donde se conserva la mayor actividad arqueológica.

La Antigua Nisa, edificada sobre una colina natural, tiene una extensión de 14 Ha. Estaba rodeada por una muralla de tierra y protegida por más de cuarenta torres rectangulares. Los edificios del interior de la ciudadela se distribuyen en dos complejos: el septentrional y el central. En el primero se han identificado las estancias del tesoro real, una bodega y otras salas auxiliares. Aquí se hallaron los principales objetos arqueológicos descubiertos en Nisa: la estatua de mármol Rodogoune, la estatua de mármol de la diosa Nisa, fragmentos de los tronos reales, varios rythons de marfil y más de 2.700 ostracas de cerámica, que contienen los archivos imperiales de palacio. En la zona central se han distinguido cuatro edificios interrelacionados. Entre ambas zonas había calles pavimentadas que las unían, así como  dos piscinas.

 

Antigua Nisa (foto: hceebee)

 

La Nueva Nisa se eleva a 1,5km. de la ciudadela real. Sus 25Ha. estaban rodeadas de poderosas murallas de 9m. de altura. Durante la época parta, la ciudad estaba dividida en dos partes: la superior (ark) y la inferior (shakhristan). Se han identificado estructuras correspondientes a la fortaleza, cementerios y almacenes.

 


El Imperio Parto fue uno de los principales rivales que tuvo Roma por la conquista del Oriente próximo. En el 53 a.C. las legiones de Craso sufrieron una dura derrota en Carras frente al ejército parto. Miles de soldados romanos fueron capturados y enviados a la remota región de Margiana, en el valle del río Murgab. Para algunos historiadores muchos de estos soldados formaron parte de la Legión perdida, que reaparecerían años después en las crónicas chinas… Los estandartes romanos capturados en la batalla fueron recuperados por Augusto tres décadas después.


 

Museo de Historia de Ashgabat

Los objetos arqueológicos hallados en las excavaciones realizadas en Nisa se encuentran en el Museo de la Historia de Ashgabat y en el Ermitage de San Petersburgo. En el primero destaca la colección de rythos – recipientes principalmente de marfil destinadas a las libaciones rituales -, la escultura helenística de Rodogune o el busto del guerrero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *