LA CALZADA ROMANA DE LOS BLENDIOS

Cantabria  / Tarraconensis

 

La Cuenca del Besaya ha sido históricamente la principal vía de comunicación entre la Meseta castellana y la Costa cantábrica. Por ella discurría la vía romana que iba desde Pisoraca (Herrera del Pisuerga) hasta Portus Blendium (Suances), pasando por Iulóbriga (cerca de Reinosa). El itinerario de esta vía, conocida como Via Legione VII Gemina ad Portum Blendium, es conocido a través de unas tablillas de barro encontradas en Astorga en los años veinte. Es posible que fuera construida por la Legio IV Macedonia en el marco de las Guerras Cántabras (29 – 19 a.C.). Esta vía es conocida como la Calzada de los Blendios, estando homologada como ruta senderista (G.R. 73).

 

El tramo mejor conservado de esta calzada, de cinco kilómetros de longitud, se encuentra entre las  localidades de Pie de Concha y Somaconcha. La Calzada romana del Valle del Besaya, fue declarado Bien de Interés Cultural con la categoría de zona arqueológica en el año 2002. La calzada remonta un desnivel de unos 400 metros con una pendiente constante que no supera el 10%. El recorrido discurre por la vía empedrada en su mayor parte. Está compuesta por dos hileras de losas irregulares más o menos paralelas en el exterior, y lajas más pequeñas y cantos verticales en el centro. La Calzada aún conserva los desagües transversales.

 

Es recomendable tomar como punto de partida de la ruta senderista la población de Pesquera (621m.). A la entrada de su casco urbano se halla el Área de Interpretación de la Calzada Romana. Mediante siete paneles explicativos podremos comprender el contexto histórico de la obra, los métodos de construcción o las comunicaciones del Besaya. Tras visitarla, nos dirigimos hacia Somaconcha, situada a 1,5 Km. Esta localidad, actualmente deshabitada, está situada a 711m. sobre el nivel del mar, siendo el punto más alto de la ruta. Desde este lugar podemos disfrutar del maravilloso paisaje que nos ofrece la Sierra del Pico Obios, con un frondoso bosque de robles y hayas. Tras caminar por un camino de tierra flanqueado por avellanos, brezos y tojos, nos encontramos con los primeros vestigios del empedrado de la calzada romana. A continuación debemos descender por la ladera, en medio de un bosque de hayas, avellanos, castaños y cajigas hasta encontrar un castro situado a la derecha del camino, que indica el límite entre el término municipal de Pesquera y de Molledo. En éste último término municipal se localiza la aldea de Mediaconcha, a 528m. de altitud. Aquí el empedrado romano desaparece hasta llegar a un abrevadero, a partir del cual lo recuperamos, descendiendo en paralelo a una pista de tierra. Siguiendo por la calzada, llegamos a la aldea de Pujayo, a la derecha, y una extraordinaria panorámica de Montabliz, en el entorno de la Reserva Nacional de Saja. Reanudamos el camino por el trazado de la calzada romana hasta llegar a nuestro destina final, Pie de Concha (325m.). Este recorrido se realiza en unas dos horas y media.

 

Pesquera. Aula de interpretación de la calzada romana

 

El empedrado de la calzada romana cuenta con grandes losas poligonales, ligeramente combadas en el medio para facilitar el desagüe de la lluvia.

 

Calzada romana del Besaya (foto: Angelito_86)

 

La ruta senderista de la Calzada de los Blendios (G.R. 73) tiene, en total, un recorrido de 132 Km. distribuidos en siete etapas:

1. Herrera de Pisuerga – Santa Maria de Mave (21 Kms.)

2. Santa Maria de Mave – Aguilar de Campoo (10 Kms.)

3. Aguilar de Campoo – Reinosa (23 Kms.)

4. Reinosa – Bárcena de Pie de Concha (21 Kms.)

5. Bárcena de Pie de Concha – Los Corrales de Buelna (23 Kms.)

6. Los Corrales de Buelna – Santillana del Mar (18 Kms.)

7. Santillana del Mar – Suances (9 Kms.)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *