POMPEYA, LA GRAN HERENCIA DEL VESUBIO

Italia – Campania  / POMPEII (Italia)

 

Pompeya está situada en los alrededores de la bahía de Nápoles, en la provincia homónima. Forma parte del Parque Nacional del Vesubio. En el año 1997 Pompeya fue designada Patrimonio Mundial de la UNESCO, junto con las áreas arqueológicas de Herculano y Torre Annunziata. Pompeya es uno de los yacimientos arqueológicos más visitados del mundo, con más de dos millones y medio de turistas al año.

 

Pompeya fue fundada en el siglo VII a.C. por el pueblo de la Italia Central de los oscos. Fue conquistada por los samnitas en el siglo V a.C. En el 290 a.C., la victoria de Roma sobre los samnitas tras las  tres guerras celebradas entre el año 343 a.C. y el citado 290 a.C. trajo consigo un aumento de la influencia romana en la zona, siendo paulatinamente asimilados por la Ciudad de las Siete Colinas. En el 89 a.C. Pompeya participó en la “guerra social” de las ciudades de la Campania contra Roma, pero en el 89 a.C. fue asediada por Lucio Cornelio Sila. En el 80 a.C. tuvo que optar por la rendición, tras la conquista romana de la ciudad de Nola. Sila la convirtió en la Colonia Cornelio Veneria Pompeianorum. La fecha que ha hecho a Pompeya realmente famosa es el 24 de agosto del año 79 d.C., aunque esta fecha es cuestionada por la comunidad científica, cuando una violenta erupción del Vesubio sepultó a la ciudad junto con otras poblaciones como Herculano o Stabiae. No fue hasta el siglo XVIII cuando las excavaciones arqueológicas auspiciadas por el rey Carlos VII de Nápoles -o Carlos III de España- la volvieron a sacar a la luz.

 

Pintura mural de Pompeya – British Museum – (foto: Carole Raddato)

 

La visita a Pompeya nos ofrece un cuadro único sobre el modo de vida de una ciudad romana del siglo I d.C., gracias a su excepcional estado de conservación, tras haber estado sepultada durante siglos bajo una capa de seis metros de piedra pómez y lapilli, a causa de la erupción del volcán Vesubio acaecida en el 79 d.C. Son innumerables los sitios magníficamente restaurados y conservados en Pompeya, siendo necesarios varios días para poder realizar una visita completa del yacimiento arqueológico de Pompeya. Mencionaremos básicamente aquellos que son considerados como imprescindibles de visitar, como el Foro, con el templo de Júpiter; el Foro triangular, con el Gran Teatro, el cuartel del Gladiadores y el Templo de Isis; las termas estabianas; el lupanar; el anfiteatro y la gran palestra, y las casas de los Vettii, del Fauno y la Villa de los Misterios. Pompeya es un lugar donde es recomendable callejear por la ciudad, descubriendo una auténtica urbe del Imperio Romano en el último cuarto del siglo I d.C.

 

Pompeya (foto: Simon)

 

El Foro.- Era el centro de la vida social y política de Pompeya. Estaba formado por un amplio espacio abierto de forma rectangular de 145x38m., pavimentado en piedra, y rodeado de algunos de los principales edificios de la ciudad: la basílica, el templo o el macellum -mercado-. La primera era el lugar reservado para la administración de justicia. Contaba con cinco puertas, abiertas hacia el foro, que daba acceso a las tres naves del edificio. Fue levantada en torno al 120 a.C. El macellum era un gran mercado cubierto, construido en época imperial. El templo de Júpiter,  dedicado a la Tríada Capitolina (Júpiter, Juno y Minerva) cerraba la plaza del foro por el lado norte. Fue construido en el siglo II a.C., resultando gravemente dañado en el terremoto del año 62 d.C. Estaba siendo restaurado en el momento de la erupción del Vesubio que sepultó la ciudad. Otros edificios del foro eran el Eumaquía, dedicado a la Concordia y la Piedad Augusta, sede del gremio de tintoreros y lavanderos, y que también había resultado muy dañado por el terremoto del 62 d.C.; el Templo de los Lares, ubicado al lado del macellum; y el Templo de Vespasiano. Detrás del espacio foral, se encontraban las Termas del Foro. Destacan por el excelente estado de conservación del caldarium y el tepidarium masculinos.

 

Pompeya. Templo de Júpiter (foto: Andy Norris)
Pompeya. Foro romano (foto: Vyacheslav Argenberg)

 

El Foro Triangular.- Se accede al mismo, desde el Foro, por la vía dell’Abbondanza. Su principal edificio era el Templo de Isis, aunque inicialmente debió ser dedicado a Hércules, considerado el fundador de la ciudad de Pompeya. Fue construido en estilo dórico y destruido casi completamente en el terremoto del 62 d.C. Fue rápidamente reconstruido e integrado en un cuadripórtico con columnas estucadas y decoradas con pinturas. Debía estar dedicado a la diosa egipcia Isis, dado que al lado de la cella se hallaron dos hornacinas donde estarían ubicadas sendas estatuas de Anubis y Harpócrates, hermano e hijo de Isis, respectivamente. Igualmente, en la parte trasera del templo se hallaba una sala destinada a reuniones isíacas y un hueco subterráneo, el Purgatorium, donde se conservaba el agua del Nilo utilizado en los rituales de purificación. En los aledaños del foro se hallaba el Gran Teatro, construido en la primera mitad del siglo II a.C., con capacidad para 5.000 espectadores. Tras la escena del teatro se encontraba el Cuartel de Gladiadores, construido durante el mandato de Nerón. A su lado, un teatro pequeño u odeón, edificado en torno al 80 a.C.

 

Pompeya. Templo de Isis (foto: F. Tronchin)
Pompeya. Gran teatro (foto: Lynx)

 

Termas Estabianas.- Estaban situadas en el cruce entre la Via Stabiana y la Via dell’Abbondanza, siendo las más antiguas de la ciudad, construidas durante la era samnita, en el siglo IV a.C. Contaban con una palestra, zona dedicada al ejercicio físico, rodeada por un pórtico; una gran piscina para nadar, al aire libre; y las termas, propiamente dichas. Éstas contaban con dos secciones, una masculina y otra femenina. En ambas se hallaba un vestuario (apodyterium), una sala de agua fría (frigidarium), una de agua templada (tepidarium) y otra de agua caliente (caldarium).

 

Pompeya. Termas estabianas (foto: Sean O’Neill)

 

El Lupanar.- En el lado oeste de las termas se hallaba el Lupanar, un pequeño edificio dedicado a la prostitución. Sus paredes se encontraban decoradas con pinturas de motivos y diferentes posturas eróticas.

 

Pompeya. Lupanar (foto: Sarah Tarno)

 

Anfiteatro y Gran Palestra.- Al final de la Vía dell’Abbondanza se llega a la plaza donde se levantan el Anfiteatro y la Gran Palestra. El primero, fue levantado en el 80 a.C. por los duunviros quinquenales, Gayo Quinto Valgo y Marco Porcio. Contaba con capacidad para 12.000 espectadores, siendo el anfiteatro más antiguo que se conoce. La Gran Palestra fue edificada en época imperial. Es un gran edificio rectangular de 141x107m. dedicado a las actividades gimnásticas. En el centro, contaba con una piscina, con fondo en pendiente.

 

Pompeya. Anfiteatro (foto: Wendy)
Pompeya. Gran Palestra (foto: Vyacheslav Argenberg)

 

En Pompeya se encontraron un buen número de casas romanas o domus, siendo posible la visita en la actualidad de casi treinta viviendas. Se encontraban situadas en manzanas dispuestas en forma de rejilla, con calles rectas y paralelas, si bien ajustadas a la irregularidad del terreno. La actuala Via dell’Abbondanza era conocida como Vía Pompeiana. La localización de los edificios se realiza siguiendo el sistema de nueve regiones, ideado por Giuseppe Fiorelli. Cada región cuenta con un número identificativo para cada manzana, y dentro de éstas, uno para cada puerta.

 

 

Casa de los Vettii (VI, 15,1).- Los propietarios de esta mansión eran los hermanos Aulus Vettius Restitutus y Aulus Vettius Conviva, mercaderes vinculados al negocio vinícola cuya riqueza les debió de permitir adquirir un estatus elitista y aristócrata. Tras el terremoto del año 62 d.C. una parte de la élite de Pompeya decidió abandonar la ciudad, circunstancia aprovechada por los “nuevos ricos” para instalarse en la misma. Uno de los elementos más conocidos de esta casa es la imagen del dios Príapo, localizada a la entrada, en las fauces de la mansión. En las paredes de esta domus, encontramos extraordinarias pinturas murales, consideradas algunas de ellas como el máximo exponente del Cuarto Estilo de pintura mural romana, especialmente las existentes en la habitación Ixion.

 

Pompeya. Casa de los Vettii (foto: John McLinden)
Pompeya. Casa de los Vettii (foto: Peter Stewart)

 

Casa del Fauno (VI).- Es una de las mansiones más lujosas de Pompeya. En ella residía P. Sila, sobrino del dictador. Los orígenes de la casa se remontan a la época samnita, siendo ampliada y remozada durante los siglos posteriores. Ocupaba una manzana entera, de la región VI. Se accede a la misma por la Vía della Fortuna y, en su entrada, se encontraba el saludo HAVE. El vestíbulo de acceso contaba con dos atrios; el principal contaba con una fuente decorada con una pequeña estatua de un fauno danzante (la original se encuentra en el Museo Arqueológico Nacional de Nápoles). En una de las estancias de la villa se encontró el extraordinario Mosaico de Alejandro, que recrea la batalla de Issos entre Alejandro Magno y Darío III. El mosaico original se exhibe en la actualidad también en el Museo de Nápoles.

 

Pompeya. Casa del Fauno (foto: Riccardo Cuppini)
Casa del Fauno. Mosaico de Alejandro Magno -detalle- (foto: Nick Thompson)

 

Villa de los Misterios.- Está situada a las afueras de la ciudad. Fue construida en la primera mitad del siglo II a.C. y remozada y ampliada en numerosas ocasiones. Esta lujosisima vivienda estaba asociada a una explotación agrícola adyacente. Casi todas sus paredes se encontraban decoradas con pinturas murales, destacando la serie relacionada con los Misterios Dionisíacos, en la conocida como Sala de la Gran Pintura, enmarcada en el Segundo Estilo de pintura mural romana.

 

Pompeya. Villa de los Misterios (foto: Doriana del Sarto)
Pompeya. Villa de los Misterios (foto: SpirosK photography)

 

En el año 2014 se restauraron y abrieron al público varias casas, algunas de ellas por primera vez, entre las que se encuentran la Casa della Caccia Antica (VII, 4, 48), con sus suntuosos frescos, la Casa di Apollo (VI, 7, 23), que contaba también con una exquisita decoración; la Casa de los Cupidos Dorados; la Domus de Marcus Lucretius Fronto, brillante político de la ciudad, que cuenta con espectaculares pinturas murales; la Domus de Trittolemo; la Domus de Rómulo y Remo; o el Thermopolium de Vetutius Placidus (I, 8, 8), quizá un afamado restaurante de la ciudad que contaba además con unos santuarios dedicados a los dioses Mercurio y Dionisos, protectores del comercio y el vino respectivamente.

 

Pompeya. Thermopolium de Lucius Vetutius Placidus (foto: Peter Dean)
Pompeya. Domus de Marcus Lucretius Fronto (foto: Carlo Raso)

 

Gracias a la financiación de la Comisión Europea, bajo el proyecto denominado la Gran Pompeya, a finales de 2016 se abrieron al público seis nuevas domus pompeyanas, la Fullonica di Stephanus, la Casa di Paquius Proculus, la Casa del Criptopórtico, la Domus del Efebo y las Domus de Fabius Amandio y Sacerdus Amandus. Según el superintendente Massimo Osanna, este conjunto de residencias ofrecen una excelente visión de la vida cotidiana en esta urbe romana antes de la erupción del Vesubio. Una de las visitas más interesantes es la de la Fullonica de Stephanus, una lavandería y taller de teñido de telas. En las grandes terrazas de la primera planta, la ropa era tendida, secada y planchada. La Casa de Paquius Proculus es también de visita obligatoria por las proclamas electorales pintadas en sus muros, su colorido pavimento y sus excelsos mosaicos.

 

Pompeya. Fullonica de Stephanus (foto: Pepo Segura)
Pompeya. Domus de Paquius Proculus (foto: Claude Valette)

 

El Antiquarium  es el museo que contiene los materiales y objetos hallados en las excavaciones arqueológicas de Pompeya. Son de especial mención los moldes de yeso de personas y animales fallecidos durante la erupción del Vesubio. En algunos de ellos es perceptible la expresión de terror tras verse sorprendidos por el bombardeo piroclástico y los gases tóxicos emanados del volcán. En noviembre del 2012 se abrió al público el “Jardín de los Fugitivos”, un área de viñedos situada al sureste de Pompeya, donde se hallaron los cuerpos de trece personas, sorprendidas por al erupción del Vesubio del año 79 d.C. Tras la restauración de los moldes de los cuerpos, éstos han sido expuestos en un nuevo escenario.

 

 

Más información.

YACIMIENTO ARQUEOLÓGICO DE POMPEYA Accesos: Porta Marina, Piazza Esedra, Piazza Anfiteatro

HORARIOS: Noviembre - marzo de 8:30 a 17:00 (última admisión a las 15:30). Abril -Octubre de 8:30 a 19:30 (última admisión a las 18:00).

TARIFAS 2018: Adultos... 15 €

WEB: www.pompeiisites.org

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *