RUMANIA. REINO DE DACIA, PROVINCIA ROMANA.

 

Antes de la llegada de los romanos, el territorio de Rumanía estaba habitado por el pueblo indoeuropeo de los dacios. Bajo el lideragzgo de Decébalo, los dacios derrotaron a las legiones del emperador Domiciano en Tapae en el 87 d.C., obligando al emperador romano a pagar tributo para mantener la paz. La situación cambió con la llegada al poder en Roma de Trajano, que mantuvo dos guerras con los dacios (101-102 d.C. y 105-106 d.C.) que acabaron convirtiendo al antiguo reino dacio en una provincia romana. Así, en el 106 d.C., parte de la actual Rumanía, la formada por las regiones de Oltenia, Banat y Transylvania, pasó a formar parte del Imperio Romano. Este dominio romano perduró hasta los años 271 – 275 d.C., cuando la presión de los dacios libres y los godos, obligó a los romanos a retirarse de la Dacia.

 

Las fortalezas dacias de las montañas Orestie, en la región de Transylvania, son Patrimonio Mundial de la UNESCO. Alrededor de la capital del reino de Decébalo, Sarmizegetusa, los dacios construyeron un anillo defensivo del cual son fiel testigo las espectaculares ruinas de las seis fortalezas de Banita, Capalna, Costesti-Blidaru, Costesti-Cetatuie, Luncani-Piatra Rosie, así como la propia Sarmizegetusa.

 

Costesti – Blidaru (foto: Gabi Antal – Abis Studio)

 

La sección del Limes del Danubio en Rumanía, que es previsible que se convierta en candidata a Patrimonio de la Humanidad, se extiende a lo largo de 600 km., desde Durustorum (Silistra) hasta el delta del río en el Mar Negro. En el trayecto de esta frontera fluvial, desde tiempos del emperador Claudio, que suprimió el reino de Tracia, se instalaron numerosos fuertes, fortines y torres defensivas. Algunos de ellos se conservan en unas condiciones destacadas, como son los fuertes de Capidava, Dinogetia (Garvăn) y Halmyris (Murighiol). Los dos últimos, junto con la ciudadela de Aegyssus (Tulcea), el fuerte romano-bizantino de Noviodunum (Isaccea), base naval de la Classis Flavia Moesica y el fuerte de Troesmis (Turcoaia) se encuentran en la provincia de Tulcea, una de las más ricas del país en términos arqueológicos. Todos estos lugares, junto con los de Drobeta, donde se encontraba uno de los extremos del puente de Trajano sobre el Danubio, Sucidava (Celei), Axiopolis (Cernavoda) y Carsium (Harsova) forman parte del proyecto «Danube Limes Brand» que promueve su elección como Patrimonio Mundial de la UNESCO.

 

Fuerte romano de Dinogetia (foto: Romane Cetati)

 

Las autoridades de la provincia de Cluj (Transylvania), también están interesados en la puesta en valor de aquellos lugares relevantes del Limes Porolissensis,  la frontera septentrional de la provincia romana de la Dacia, que suponían el límite fronterizo del Imperio romano en dicho territorio. Entre estos sitios destacan el castrum romano de Potaissa (Turda), los castra auxiliares de Gilau y Bologa (Poieni), las pequeñas fortificaciones de Hodisu y Negreni, y el fuerte auxiliar de Caseiu, una de las fortificaciones más importantes de la Dacia. En la provincia de Salaj, al norte de Cluj, merece especial atención el fuerte romano de Porolissum (Zalau), el más grande y mejor conservado yacimiento arqueológico de Rumanía.

 

Fuerte romano de Porolissum (foto: Iuliu Illes)

 

En la provincia de Arges ((Muntenia), se hallan vestigios de otra frontera romana: el Limes transalutanus, sistema fortificado que iba de norte a sur, entre el Danubio y los Cárpatos, a lo largo de 235 km., en paralelo al río Olt. Marcaba la frontera imperial frente a los dacios libres y los sármatas roxolanos. El más importante y mejor conservado de sus veinte fuertes (la mitad de ellos en la provincia de Arges) es el castrum de Jidava, en Campulung.

 

Campulung. Fuerte romano de Jidava

 

Al sur de Cluj, en la provincia de Alba, encontramos uno de los motivos que propició la conquista de Dacia por Trajano: el oro dacio. En Rosia Montana se localiza el complejo minero aurífero de Alburnus Maior, una de las mayores minas de oro romanas, con espectaculares galerías subterráneas y potencial candidata a ser Patrimonio de la Humanidad. En la cercana localidad de Alba Iulia se encuentran los vestigios del fuerte legionario de Apulum, encargado de proteger los cargamentos de oro extraídos en Alburnus Maior.

 

Rosia Montana. Minas de oro romanas

 

En la provincia de Constanta (Dogobrea), bañada por el Mar Negro, se encuentran antiguas colonias griegas, como Tomis (Constanza), Callatis (Mangalia) e Histria (Istria). Esta zona formaba parte en época imperial de la provincia romana de Moesia Inferior.Tomis fue el lugar donde el poeta Ovidio fue desterrado por Augusto y donde falleció en el 17 d.C. En el interior de la provincia, Adamclisi merece una atención especial. En este lugar el emperador Trajano ordenó la construcción de un monumento que celebrara su victoria sobre los dacios y vengara la derrota sufrida por las legiones en tiempos de Domiciano.

 

Adamclissi. Tropaeum Traiani (foto: Alexandru Panoiu)

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *