TARRAGONA ROMANA

Cataluña – Tarragona  /  TARRACO (Tarraconensis)

 

La ciudad de Tarragona está situada al noreste de España, en la Costa Daurada,  a orillas del Mar Mediterráneo. Dista 100 Km. de Barcelona, por la que se accede a través de la Autopista del Mediterráno AP-7.

 

En el año 218 a.C., en el marco de la 2ª Guerra púnica entre Roma y Cartago, Cneo Cornelio Escipión desembarcó en la zona de un antiguo poblado ibérico estableciendo una guarnición que acabaría siendo la principal base militar en Hispania: Tarraco. En la segunda mitad del siglo I a.C., Julio César le dio el título de Colonia, bajo la denominación Colonia Iulia Urbs Triumphalis Tarraco. Bajo el principado de  Augusto, que  residió aquí dos años mientras dirigía las luchas contra los cántabros y astures (26-25 a.C.), se convirtió en la capital de la nueva provincia Tarraconensis, dentro de la nueva estructura administrativa diseñada por el Emperador. Los siglos I y II d.C. vieron la gran expansión de Tarraco con la construcción de un amplio número de edificaciones, destacando el Templo de Augusto, mencionado por Tácito como ejemplo para todas las provincias del Imperio. Éste se ubicaba, según prospecciones arqueológicas realizadas en los años 2010-2011, en el lugar ocupado actualmente por la  Catedral de Tarragona y, con sus medidas de 46x27m. era uno de los mayores templos de todo el Imperio Romano (El País, 12 agosto 2011).

 

Tarragona cuenta con un número importante numero de vestigios de época romana, como el anfiteatro, los restos del circo, las murallas, el foro provincial y local y una necrópolis. El Conjunto Arqueológico de Tarraco fue inscrito en el año 2000 en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO.

 

En el circo romano se celebraban carreras de carros de dos caballos (bigas) o de cuatro (cuadrigas). Fue construido a finales del siglo I d.C. con la típica planta rectangular alargada de estas construcciones deportivas. Tenía una longitud de 325 m. por 100-115 m. de anchura y tendría capacidad para unos 30.000 espectadores. Se conservan buena parte de las bóvedas y también de las gradas que sostenían así como restos de la fachada principal y el podio y algunas puertas monumentales del edificio. En el marco del proyecto de recuperación del circo romano, se han realizado mejoras en la Puerta Triumphalis y la grada norte, y se ha esparcido arena, de modo que ésta se encuentre al nivel original que tenía hace dos mil años.

 

Tarragona. Circo romano (foto: Sergio Geijo)
Tarragona. Bóveda del circo romano (foto: Sergio Geijo)

 

En enero del 2013 se presentó un proyecto museístico, consistente en la reconstrucción de una parte del graderío del circo en la plaza de los Sedassos. El mismo ha sido objeto de una agria polémica ya que ha supuesto la instalación de una estructura de hierro y madera sobre la piedra original. En mi humilde opinión, con un resultado bastante decepcionante.

 

Graderío del circo romano de Tarragona (foto: Sergio Geijo)
Restauración de las gradas del circo romano (foto: Silvia Jardí/ACN)

 

La zona septentrional del circo colindaba con el Foro provincial. Como capital de provincia, Tarraco contaba con un foro donde se trataban los asuntos relacionados con el gobierno y la administración en el ámbito de la Hispania Citerior y, tras la reforma de Augusto, de la Tarraconensis. Fue levantado en torno al 73 d.C. durante el principado de Vespasiano. De este foro se conservan muros en varios puntos del casco antiguo de Tarragona, si bien, no se conoce la disposición efectiva de los edificios del foro provincial. Las Torres del Pretorio y de la Audiencia, en el muro meridional, cerraban el recinto. En el interior de la Torre del Pretorio podemos ver el denominado “Sarcófago de Hipólito”, del siglo III d.C.

 

Tarragona. Torre del Pretorio (foto: Trujinauer)
Tarragona. Foro provincial (foto: Rafael dP)

 

Las murallas romanas fueron construidas en el siglo II a.C. con un perímetro de 3,5 km.; en la actualidad se conservan 1,1 km, correspondientes a la parte alta de la ciudad. Se han conservado tres torres, la del Capiscol, la del Arzobispo (con importantes modificaciones medievales) y la de Minerva. En la Torre de Minerva se conservan las inscripciones romanas más antiguas de la Península Ibérica. De las puertas de acceso al recinto, sólo se ha conservado una de ellas, la del Socorro, muy cerca de la Torre de Minerva.

 

Tarragona. Murallas romanas (foto: Sergio Geijo)

 

En el exterior del recinto amurallado, lindando con la costa y próximo a la Torre del Pretorio, se construyó el anfiteatro, a principios del siglo II d.C., siendo reformado en el 221 d.C. Se conserva parte de la grada tallada en la roca y parte de la grada meridional, sustentada sobre bóvedas de hormigón. En él se celebraban luchas de gladiadores y fieras y ajusticiamientos públicos como el que  sufrieron, en el año 259 d.C., San Fructuoso y sus diáconos. En conmemoración de dicho martirio se construyó en el siglo VI d.C. una basílica visigoda y posteriormente la iglesia medieval de Santa María del Milagro.

 

Tarragona. Anfiteatro romano (foto: Sergio Geijo)
Tarragona. Anfiteatro romano (foto: Sergio Geijo)

 

El Foro colonial fue destruido en los ensanches de la ciudad del siglo XIX, no obstante se conservan vestigios de la basílica, estructurada como un gran edificio de tres naves separadas por columnas de orden corintio, de nueve metros de altura. Se conservan in situ las basas de siete columnas y los cimientos de diecinueve más. Para una mejor comprensión de la basílica, han sido restauradas dos de las tabernae adyacentes a la misma. En el entorno también se conservan algunas estructuras del templo capitolino y un tramo del decumano.

 

Tarragona. Foro colonial (foto: Sergio Geijo)
Tarragona. Foro colonial (foto: Sergio Geijo)

 

En las proximidades del foro colonial y de la zona portuaria se hallaba el teatro romano de Tarraco, construido en época de Augusto sobre los restos de unos antiguos almacenes portuarios. Ubicado entre las calles Caputxins y Sant Magí, los vestigios de esta gran construcción se han puesto en valor recientemente. Se puede ver los restos de la escena, la orquesta y la cavea o graderío.

 

Tarragona. Teatro romano (foto: Sergio Geijo)

 

En mayo de 2013 se abrió al público, tras permanecer más de veinte años cerrada, la Necrópolis paleocristiana del Francolí. Este conjunto funerario está considerado como uno de los más importantes del Imperio Romano. Se han contabilizado más de 2.000 tumbas, localizada alrededor de la basílica donde se cree que estaría enterrado San Fructuoso, uno de los mártires de la ciudad. En el mundo romano, los enterramientos se realizaban en las afueras de las ciudades. En el entorno de la necrópolis se han hallado también los restos de una domus romana.

 

Tarragona. Necrópolis paleocristiana (foto: Fernando Fernández Baliña)

 

Los objetos hallados en las excavaciones arqueológicas realizadas en Tarragona se pueden contemplar en el Museo Nacional Arqueológico de Tarragona (MNAT), situado a los pies de la Torre del Pretorio, en el antiguo foro provincial. Es uno de los museos sobre la romanización más importantes de España. La duración mínima recomendada de la visita al museo es de 45 minutos. En la planta -1 se puede contemplar, in situ, un tramo de la muralla romana. En la planta 0, las dos salas principales son las dedicadas a “La arquitectura romana” y al “Mosaico romano” (ineludible ver el mosaico de la Medusa). En la planta 1, accedemos a las salas dedicadas a “Los objetos de uso cotidiano” y “Tarraco y el mar”. En la planta 2 se encuentran las salas dedicadas a “La escultura romana”, “La schola del collegium fabrum”, “Las villas urbanas”, “La escultura funeraria” y “El poblamiento rural: la Villa de Els Munts”.

 

Tarragona. Museo Arqueológico (foto: Sergio Geijo)
Tarragona. Museo Arqueológico (foto: Sergio Geijo)

 

Del sistema de abastecimiento de aguas de Tarraco, tomadas del río Francolí, es de reseñar el conocido como Acueducto de las Ferreres o Pont del Diable. Tenía unos 15km. de longitud. Se conserva de modo reseñable un puente de unos 217 m. que salvaba un barranco. Construido con grandes sillares formando una doble línea de arcadas, con once arcos en el tramo inferior y 25 en el tramo superior, con una altura máxima de 27 metros. Conserva parcialmente el revestimiento original del canal (specus) por donde circulaba el agua. Su construcción está fechada en el siglo I d.C. Los trabajos de restauración del acueducto han finalizado en 2011, tras 3 años de intensa actividad. Esta obra, no exenta de polémica, nos permitirá pasear sobre el specus, el canal por donde corría el agua.

 

Tarragona. Acueducto de les Ferreres (foto: Joan Grífols)

 

En la Via Augusta que unía Tarraco con Barcino (Barcelona) se encuentran dos monumentos romanos catalogados como Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Se trata del monumento funerario conocido como Torre de los Escipiones y el Arco de Bará. El primero se encuentra en el km. 6 de la N340 que une Tarragona con Barcelona. Este monumento funerario consta de tres bloques superpuestos: el primero con dos figuras esculpidas de Atis y una inscripción funeraria; el segundo, con sencillas arcadas que cobijan figuras en bajorrelieve; y la cúspide, posiblemente piramidal, desaparecida. Su construcción se ha fechado en la primera mitad del siglo I d.C. La errónea interpretación de las figuras de Atis con los hermanos Escipión está en el origen de su denominación.

 

Tarragona. Torre de los Escipiones (foto: Joan Grífols)

 

El Arco de Bará está situado sobre el kilómetro veinte de la misma carretera (N340), cerca del pueblo de Roda de Bará. Fue erigido entre los años 15 y 5 a.C. por deseo de Lucio Licinio Sura y dedicado al emperador Augusto. Se trata de un arco triunfal sencillo, construido con sillares de piedra local decorado con ocho pilastras estriadas con capiteles corintios.

 

Tarragona. Arco de Bará (foto: Angela Llop)

 

La Cantera romana del Médol se encuentra en los alrededores de Tarragona, a unos 7,5km. en dirección a Barcelona. Uno de sus principales atractivos es la “Aguja del Médol”, un monolito de 16 m. de altura que se dejó a su altura original, probablemente como testimonio de la cota inicial de extracción. En el mes de junio se abrió al público la visita a esta cantera romana, tras su puesta en valor. Cuenta con un centro de interpretación, miradores y varios itinerarios para poder recorrer este recinto de 11 ha. de extensión. La cantera está situada junto a la autopista AP-7, en el área de servicio del Médol. También será accesible a través de la N-340. En la visita se podrá conocer todo el proceso de extracción de la piedra, hasta su utilización definitiva en monumentos como las murallas, el anfiteatro o el circo.

 

Tarragona. Cantera del Mèdol (foto: Joan Grífols)

 

El Museo de Historia de Tarragona, dependiente del Ayuntamiento de Tarragona, es el encargado de la gestión de los edificios romanos de la ciudad, organizando anualmente toda una serie de actividades orientadas a divulgar y promover el pasado.

El Ayuntamiento de Tarragona ha puesto en marcha un plan de visitas para dinamizar y conectar el patrimonio romano de la ciudad. La Ruta Romana de Tarragona  a pie tiene una duración de dos horas. Por vía marítima, la Ruta Mare Nostrum nos permitirá contemplar, tal como lo hacían los romanos, el puerto pesquero y deportivo, las playas de Tarragona, la ciudad vista desde el mar, o el Bosque de la Marquesa. Esta visita tiene una duración de tres horas. La Ruta Tarragona Aventura permite contemplar el acueducto romano y el lago subterráneo más grande de Cataluña, de 5.000 m2.

 

El Patronato de Turismo de Tarragona tiene también disponible un servicio de MP4 de la Tarragona romana, un servicio de audio guía que permite escuchar información sobre 24 puntos de interés del patrimonio romano. El servicio está disponible en castellano, catalán, inglés, francés, alemán e italiano.

 

No debemos dejar de mencionar el festival romano TARRACO VIVA que se celebra anualmente durante el mes de mayo. Sus orígenes se remontan al año 1999 dentro del marco de los apoyos a la candidatura de Tarragona para formar parte del Patrimonio Mundial de las UNESCO. Desde entonces no ha dejado de crecer y mejorar año a año, contando cada vez con más eventos, talleres y recreaciones históricas de la época romana. Puedes encontrar información adicional en su web. La próxima edición tendrá lugar entre el 5 y 19 de mayo de 2019.

 

Tarraco Viva. Recreación histórica (foto: Sergio Geijo)

 

 

Más información.

MUSEO NACIONAL ARQUEOLÓGICO DE TARRAGONA (Plaza del Rey, 5. Tarragona 43003)

HORARIOS: Martes a sábado de 9:30 a 18:00. Domingos y festivos de 10:00 a 14:00. Lunes cerrado. De julio - septiembre el horario de los días laborables es de 9:30 a 20:30. 

TARIFAS 2018: cerrado por obras (exposición temporal Tinglado 4 - Puerto Barcelona)

WEB: www.mnat.es

MUSEU D’HISTÒRIA DE TARRAGONA  (C. de Cavallers, 14. Tarragona)

CIRCO ROMANO y TORRE DEL PRETORIO (Plaza del Rei, s/n, Tarragona)

FORO COLONIAL, ANFITEATRO (Parque del Miracle, Tarragona)

MUSEO Y NECRÓPOLIS PALEOCRISTIANAS (Av. Ramón y Cajal, 84. Tarragona).

MURALLAS y Parque Arqueológico.

HORARIOS: Semana Santa – Septiembre de martes a sábado de 10:00 a 21:00. Domingos y festivos de 10:00 a 15:00.  Octubre – semana anterior a Semana Santa de martes a sábado de 10:00 a 19:00 y domingos y festivos de 10:00 a 15:00.

TARIFAS: Adultos… 3,30 €. Entrada conjunta para todos los recintos… 11,05 €.

EMAIL: mht@tarragona.cat


 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *