THUBURBO MAJUS. UNA JOYA ROMANA EN TÚNEZ

Túnez – Zaghouan  /  THUBURBO MAJUS  (Africa Proconsularis)

 

La población de El Fahs se halla a 60km. al suroeste de Túnez, en el Wadi Miliane, rodeado de montañas, entre las que destaca el Djebel Zaghouan. En las cercanías de El Fahs se encuentra la antigua ciudad romana de Thuburbo Maius.

 

Los orígenes de esta urbe romana son inciertos. Durante las Guerras Púnicas se decantó del lado cartaginés, por lo que tuvo que pagar fuertes tributos a la Roma vencedora. El emperador Octavio fundó una colonia para veteranos de las legiones (pagus) al lado de la población nativa (civitas), manteniendo ambas sus propias leyes y autoridades locales, aunque acabaron fusionándose en el siglo II d.C., en tiempos del emperador Comodo, para dar lugar a la Colonia Julia Aurelia CommodaLa población de Thuburbo gozó de gran prosperidad hasta mediados del siglo III d.C. En el siglo IV d.C. se produjo un nuevo renacer de la colonia gracias a la restauración de sus edificios públicos por parte del emperador Constancio II, momento en que fue rebautizada como Res Publica Felix Thuburbo Maius.  Su declive y desaparición se han vinculado con la plaga de Justiniano, una pandemia que asoló el Imperio Romano de Oriente y partes de Europa, Asia y África desde el 541 d.C., en tiempos de este emperador romano, y cuya causa se cree habría sido la peste bubónica, que causaría también grandes estragos en la Europa medieval.

 

Thuburbo Maius llegó a alcanzar una extensión de 40Ha., encontrándose sus ruinas en un excelente estado de conservación. Entre sus principales monumentos destaca el foro, con el Capitolio y el templo de Mercurio; el templo de Caelestis; las termas de Verano e Invierno; y las domus de Neptuno y de las Fieras Cautivas. Hay que reseñar también que los mosaicos, esculturas y objetos de mayor relevancia descubiertos en Thuburbo Majus se encuentran en el Museo del Bardo de la capital tunecina.

 

El foro fue levantado durante el principado de Marco Aurelio (161-180 d.C.) y su hijo Cómodo (180-192 d.C.) y restaurado en el siglo IV d.C. Dentro del área del foro, destaca el lugar reservado al Capitolio (foto superior)construido en el 168 d.C. Estaba consagrado a la tríada formada por Júpiter, Juno y Minerva. Del primero, había instalada una imponente estatua de ocho metros de altura, cuyos restos se conservan en el Museo del Bardo de Túnez. Otros edificios adyacentes al foro eran la Curia, el templo de la Paz, o el templo de Mercurio, consagrado en el 211 d.C. y compuesto por un peristilo circular de ocho columnas.

 

Thuburbo Majus. Templo de la Paz (foto: Richard Mortel)
Thuburbo Majus. Templo de Mercurio (foto: Richard Mortel)

 

El foro también era el lugar de referencia para la instalación de las residencias de la alta sociedad de la ciudad.  El elemento diferenciador de todas ellas son los variados mosaicos que poseían. Destacan sobre todo dos viviendas, la casa de Neptuno y casa de las Fieras Cautivas.

 

Thuburbo Majus. Domus de Neptuno (foto: Richard Mortel)
Thuburbo Majus. Domus de Neptuno (foto: Richard Mortel)

 

Cerca del foro se encontraban los baños de invierno y los de verano. Las termas de Invierno, de finales del siglo II d.C., fueron reconstruidas a finales del siglo III d.C – principios del IV d.C. Sus veinte estancias, que ocupaban una extensión de 1.600 metros cuadrados, estaban decoradas con gran lujo y magníficos mosaicos. Las termas de verano eran aún mayores, contando con todas las estancias habituales con agua caliente, templada o fría. Para completar el desarrollo físico de los romanos, una acaudalada personalidad de la ciudad, Petronius Felix, financió la construcción de la palestra en el 225 d.C. Un mosaico hallado en este lugar, actualmente en el Museo del Bardo, nos muestra las diferentes actividades físicas desarrolladas en este edificio. En sus cercanías se encuentran situado el Templo de Baal, santuario púnico que en época romana estaría consagrado a Juno Caelestis.

 

Thuburbo Majus. Termas de Verano – palestra (foto: Patrick)
Thuburbo Majus. Termas de Verano (foto: Richard Mortel)

 

A las afueras de la ciudad se encuentran los vestigios del anfiteatro romano y de una gran cisterna, que abastecería de agua a esta colonia romana.

 

Thuburbo Majus. Anfiteatro romano (foto: kylepounds2011))
Thuburbo Majus. Anfiteatro romano (foto: Chuck Moravec)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *