SABRATHA

Libia – Zawia  /  Africa Proconsularis

 

Sabratha se encuentra situada al oeste de Libia, en el límite fronterizo con Túnez y Argelia. Se halla a 60 Km. de la capital del país, Trípoli. El yacimiento arqueológico de la ciudad romana de Sabratha fue incluido en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO en el año 1982.

El antiguo puerto fenicio de Sabratha formó parte del reino numidio de Massinissa, siendo anexado en el 46 a.C. por la República de Roma, pasando a formar parte de la provincia romana de África. Durante los siglos II y III d.C. Sabratha vivió sus momentos de mayor esplendor. Es en este período cuando se construyen la mayor parte de sus grandiosos monumentos. A partir del siglo IV d.C. comienza su declive debido al decaimiento del comercio y a las disputas religiosas y, principalmente al brutal terremoto que asoló la ciudad en el 365 d.C. En el 455 d.C. la ciudad fue invadida por los vándalos, siendo conquistada por las tropas bizantinas de Belisario en el 533 d.C. Tras la invasión árabe del siglo VII, la ciudad fue conquistada en el 669 d.C., se comenzó a producir el abandono de Sabratha.

 

El sitio arqueológico de Sabratha es uno de los mejor preservados del orbe romano. Entre sus principales monumentos se encuentran el teatro, el foro o los templos de Isis y Serapis y el de Liber Pater. En el plano podemos ver los principales lugares de la ciudad (fuente: wikipedia).

 

 

El teatro romano de Sabratha fue construido en el 190 d.C., sufriendo un terremoto devastador en el 365 d.C. Contaba con capacidad para unas 6.000 personas. En los años veinte del siglo pasado fue reconstruido por arqueólogos alemanes. Es impresionante su escena, de tres niveles, que cuenta con 108 columnas de estilo corintio distribuidas a lo largo de sus 20m. de altura. En la base de la escena podemos ver nichos que conservan sus tallas escultóricas, con figuras mitológicas como Hércules, Mercurio o escenas como el Juicio de Paris, entre otras. Este espectacular teatro es utilizado en nuestros días para albergar conciertos y espectáculos.

 

Sabratha. Teatro (foto: duimdog)

 

El foro, localizado en la zona occidental del sitio arqueológico, era el centro de la vida política y económica de la ciudad. En el lado norte y sur del foro se levantaban  la curia y la basílica, respectivamente. Junto a la primera, podemos ver la localización del templo de Serapis y de la impresionante basílica de Justiniano erigida en el 533 d.C. El foro se cierre por su lado occidental con el Capitolium, el templo dedicado a la Tríada capitolina (Júpiter, Juno y Minerva). Por el lado oriental del foro encontramos, cerrando este espacio público, el templo de Liber Pater, custodiado por el templo de los Antoninos (foto superior) y las termas marítimas o del foro. En el exterior del templo antonino, construido entre el 166 y 169 d.C., se encuentra la fuente de Flavius Julius, protegida por la estatua de esta persona. En este lugar también podemos ver los férreos bloques pétreos de la muralla bizantina, que protegía la ciudad conquistada por Belisario.

 

Sabratha. Templo de Liber Pater (foto: gordontour)
Sabratha. Termas del Foro (foto: Sebastià Giralt)

 

En el extremo oriental del yacimiento se halla el templo de Isis, construido en el siglo I d.C. en honor de esta deidad egipcia, patrona de los marinos. La actual ubicación de este templo, al borde del mar y sacudido por las olas, da fe de las descomunales fuerzas de la Naturaleza, representadas por los terremotos y maremotos que sumergieron parte de la ciudad bajo las aguas del Mediterráneo, en el 365 d.C. En sus proximidades se encuentran las termas de Océano y dos basílicas cristianas.

 

Sabratha. Templo de Isis (foto: gordontour)

 

Es recomendable dejar para el final de la visita el Museo de Sabratha, localizado a la entrada del sitio arqueológico. En él se exhiben diversos mosaicos y esculturas halladas durante las excavaciones arqueológicas de la ciudad, si bien, las piezas más singulares se hallan en el Museo Nacional de Trípoli.

 

Mosaico de la Domus del Liber Pater (foto: Sebastià Giralt)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *