OLYMPOS. LA BASE DE LOS PIRATAS CILICIOS

Turquía – Región del Mediterráneo / OLYMPOS

 

La población de Çirali se encuentra al suroeste de Turquía, en la provincia de Antalya, región del Mediterráneo. En este lugar se halla el yacimiento arqueológico de la antigua ciudad de Olympos. Este yacimiento está integrado en el Parque Nacional Olympos Beydaglari, al que pertenecen también las antiguas ciudades de Phaselis e Idyros.

 

Olympus fue una de las ciudades más importantes de la Liga licia. En torno al 100 a.C. se convirtió en uno de los bastiones de los piratas cilicios. Liderados por Zeniketes desde su peirateion en Olympus, los piratas asolaron esta parte del Mediterráneo. Sacaron partido de la inestabilidad producida por las guerras mitridáticas. Es probable que fueran incluso financiados por el propio Mitridates. No hay evidencias de este hecho pero la realidad es que el proconsul de Cilicia, Publius Servilius Vatia Isauricus, lideró una campaña contra los piratas en el 78 a.C. Ésta acabó con la captura de varios enclaves piratas y con el suicidio del carismático pirata y sus seguidores.

En el 129 d.C. el emperador Adriano visitó la ciudad, que durante un tiempo recibió el nombre de Adrianópolis.

 

Uno de los grandes atractivos turísticos de Olympos, además de sus ruinas arqueológicas, es su majestuosa playa. Tiene una longitud de 3,5 km. y en ella podrás encontrar tortugas. Están prohibidas las sombrillas de playa para proteger los nidos de huevos de tortuga ocultos bajo la arena.

 

Playa de Olympos (foto: Alex Graves)

 

Entre los principales vestigios arqueológicos de la antigua Olympos destacamos su teatro y la necrópolis con tumbas excavadas en la roca. Desde el teatro se puede ver el monte Olimpo (Tahtalı Dağı), con sus 2.366 m. de altitud, y la antigua ciudad de Phaselis. Cerca de la desembocadura del río, en el límite de la playa, se encuentran dos llamativos sarcófagos, uno de ellos, el del capitán Eudemos, decorado con motivos marinos, con un barco.

 

Olympos. Teatro romano (foto: Carole Raddato)
Olympos. Sarcófago de Eudemos (foto: Carole Raddato)

 

Multitud de vestigios de la antigua Olympos permanecen aún en pie, algunos de ellos ocultos entre la maleza, entre los árboles del bosque. Templos, basílicas bizantinas, termas son visibles en un lugar pintoresco y descuidado, pero que conserva todo su encanto.

 

Olympos (foto: Carole Raddato)
Olympos (foto: Carole Raddato)

 

A siete kilómetros de Olympos se encuentra un lugar mágico, el monte Quimera. Las rocas ardientes de Quimera son un conjunto de llamas que surgen de las rocas desde la Antigüedad. El mejor momento para contemplarlas es al atardecer. Estas llamas llegan a ser visibles por la noche desde el mar. El folklore sitúa aquí el hogar de la mitológica Quimera, animal que tenía cuerpo de cabra, cola de serpiente y cabeza de león, que expulsaba llamas por su boca. Este mítico animal asoló la región de Licia hasta que fue aniquilado por el héroe Belerofonte montado en el caballo alado Pegaso.

 

Las llamas eternas de Quimera (foto: Carole Raddato)
Detalle de la Quimera de Arezzo (foto: Sergio Geijo)

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *