PESSINUS. EL CULTO DE LA DIOSA CIBELES

Turquía – Anatolia Central / PESSINUS (Galatia)

 

La villa de  Ballıhisar  se encuentra en la provincia turca de Eskişehir, región de Anatolia Central. Se halla a 120 km. al suroeste de Ankara. En este lugar se encuentra el yacimiento arqueológico de la antigua ciudad frigia de Pesinunte o Pessinus. La mayor parte de la antigua ciudad se halla bajo las casas de la actual población de Ballıhisar.

 

La Mitología convirtió a Pessinus en un lugar de gran importancia. Aquí bajó la diosa Cibeles de los cielos. De este lugar era oriundo el pastor Atis. Y Pessinus además era una de las principales ciudades del reino de Midas. Este rey, que según los mitos todo lo que tocaba lo convertía en oro, fundó el templo dedicado a la Diosa Madre, Cibeles.

Diodoro Sículo nos traslada su creencia de que la fundación del templo de Cibeles en Pessinus se remonta al siglo VIII a.C. en tiempos del rey Midas.

En tiempos de Alejandro Magno, el área de Pesinunte estaba habitada por la tribu celta de los Tolistoboii. Los seléucidas, herederos de Alejandro Magno en esta parte de su Imperio, derrotaron a los celtas.  Tiempo después el reino cayó en manos de Atalo I (241-197 a.C.). Ya en el 133 a.C. Pessinus quedó bajo la órbita de Roma a raíz del testamento otorgado por Atalo III. El emperador romano Juliano, restaurador de los cultos antiguos tras la imposición del Cristianismo por sus antecesores, estuvo en Pessinus para adorar a la Diosa Madre en su templo. Con la división del Imperio realizada por Constantino, Pessinus se convirtió en la capital de la provincia Galatia Salutaris.

 

CIBELES Y ROMA

La relación de Roma con la diosa Cibeles se remonta al año 205 a.C. Una intensa lluvia de meteoritos cayó sobre Roma en el transcurso de la Segunda Guerra Púnica cuando Aníbal amenazaba la Península italiana con sus elefantes. El caos llegó a la capital de la República. Tras consultar los enigmáticos Libros Sibilinos, los romanos buscaron la salvación en el culto a la Diosa Madre Cibeles. En Anatolia se adoraba la gran roca negra, un meteorito caído en Pessinus. Los antiguos consideraban que era la diosa Cibeles que había descendido desde el cielo a la tierra. Gracias a la alianza de la República con Atalo I (imagino que la persuasión de las armas jugó un papel muy importante), los romanos consiguieron llevar a Roma este objeto de culto. En su honor se construyó un templo en el Palatino, el templo de Cibeles, uno de los lugares más sagrados de Roma.

 

Roma. Templo de Magna Mater-Cibeles (foto: Anton Skrobotov)

 

EL MITO DE ATIS

Existen varios mitos en torno a Atis. Una de las leyendas dice que Atis era un apuesto pastor del que estaba enamorado la diosa Cibeles. Cuando Atis iba a casarse con una de las hijas del rey Midas, la Diosa llena de cólera castró al pobre Atis. El pobre pastor no pudo superar esa mutilación y murió. La desconsolada Cibeles le convirtió en un pino. Desde entonces todos los sacerdotes de la Diosa debían ser eunucos. La fecha que conmemora esta suceso es el 25 de marzo, el festival de Hilaria. En Roma se celebraba siete días antes de las calendas de Abril.

 

EL TEMPLO DE CIBELES

Hasta la realización de las excavaciones arqueológicas se creía que los vestigios de un templo hallado en Pessinus pertenecían al templo de Cibeles. Tras la confirmación por parte de los estudios arqueológicos de que se trataba de un templo romano, hoy en día hay una gran controversia respecto a la ubicación del templo de Cibeles.

 

 

EL TEMPLO DEL CULTO IMPERIAL

Las excavaciones llevadas a cabo por la Universidad de Gante (Bélgica) desde los años sesenta y setenta del siglo pasado y más recientemente por la Universidad de Melbourne (Australia) sacaron a la luz los vestigios de un santuario erigido en tiempos del emperador  Tiberio, en el siglo I d.C. Este complejo teatro-templo, único en el mundo, fue un santuario dedicado al Culto Imperial. Según el arqueólogo M. Waelkens el templo se construyó tras los de Ancyra (Ankara) y Antiochia ad Pisidiam, en honor del divinizado Augusto.

A los pies del templo los romanos construyeron un teatro donde se llevarían a cabo representaciones teatrales y liturgias en honor del Divino Augusto. En el centro del teatro, una gran escalinata llevaba directamente al Sebasteion.

 

Pessinus. Templo del Culto Imperial (foto: Pilar Torres)
Pessinus. Teatro junto al Templo de Augusto (foto: Pilar Torres)

 

Para una mejor comprensión del Santuario del Culto Imperial de Pessinus acompañamos el post con un video en 3D (en inglés) realizado por la Universidad de Gante.

 

 

La mayor parte de la antigua Pessinus permanece sin excavar. La antigua ciudad yace bajo las viviendas de la población. Los objetos hallados en las excavaciones arqueológicas en Pessinus se exhiben en el Museo al Aire libre del yacimiento y en el Museo arqueológico de Eskişehir.

 

Museo al Aire Libre de Pessinus. Friso del templo (foto: galpay)
Eskişehir. Museo – La Diosa Madre Cibeles (foto: Peter)

 

 

Más información.

UNIVERSIDAD DE GANTE. ugent.be

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *