MASADA. LA GRAN FORTALEZA DE HERODES EL GRANDE

Israel – Sur  /  MASADA (Judaea)

 

La Meseta de Masada se encuentra en el extremo oriental del Desierto de Judea, cerca del Mar Muerto, entre las poblaciones de En Gedi y Sodom. Se eleva a 450m. sobre el nivel del mar, por su lado oriental, teniendo la cima de la meseta unas medidas de 600x300m. Su nombre proviene del hebreo metzuda, que significa “fortaleza”.

La fortaleza de Masada fue declarada patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 2001 y mejor sitio turístico de su categoría en el mundo por la revista “Traveler Magazine” (2000).

 

Masada (foto: orientalizing)

 

La mayor parte de los conocimientos que tenemos de Masada se los debemos al historiador judio Flavio Josefo. El artífice de esta impresionante obra arquitectónica fue el monarca Herodes el Grande. En el año 40 a.C., Herodes utilizó Masada para resguardar a su familia de los partos, tras la deposición de Hircano II por su sobrino Antígono con la ayuda de éstos. Mientras tanto, Herodes se dirigió  a Roma a pedir ayuda. Tras ser proclamado rey de Judea, con el refrendo del Senado de la República de Roma, decidió construir una fortaleza en la inexpugnable roca de Masada, con la finalidad también de controlar los deseos expansionistas de Cleopatra VII. Tras el ascenso de Octavio al poder, tras derrotar a Marco Antonio en Actium (31 a.C.), Herodes no sólo fue refrendado como rey por el futuro Augusto sino que además se vio recompensado con la entrega de aquellos territorios que Marco Antonio había regalado a su amada. Entre los años 26 y 22 a.C. Herodes impulsó una vasta obra  constructiva en Masada: levantó el impresionante Palacio del Norte, con sus tres terrazas colgantes; amplió el Palacio occidental y los almacenes; y dotó a la mole pétrea de un sistema hidráulico que le permitiera subsistir en caso de asedio, con la construcción de doce enormes cisternas con su sistema de cañerías y acueductos. Hacia el 15 a.C. reforzó la fortaleza con la construcción de una muralla defensiva de 1.400m. de perímetro y cuatro metros de ancho. Tras la muerte de Herodes en el 4 a.C., Masada fue ocupada por guarniciones romanas hasta que…

 

Masada. Campamento romano (foto: Deep Goswami)
Masada. Piedras de artillería romana (foto: Richard Bitting)

 

Tras la toma de Jerusalén en agosto del año 70 d.C., Roma estaba decidida a acabar con cualquier germen de resistencia que pudiera reavivar la llama independentista, pues grupos de rebeldes se habían refugiado en las fortalezas de Herodion, Maqueronte y Masada. El legado imperial, Flavio Silva, decidió levantar varios campamentos (se han contabilizado ocho) alrededor de la meseta de Masada y construir una muralla que aislase a los habitantes de dicha fortaleza, que hacía cuatro años que había sido tomada por rebeldes judíos. La Legio X Fretensis junto con seis cohortes auxiliares fue la encargada de liderar el asedio. Dada la peculiar orografía de la Meseta no era posible el asalto directo por lo que Flavio Silva decidió construir una rampa de tierra que permitiera llegar hasta la cumbre y facilitar el funcionamiento de las máquinas de asalto. Según Flavio Josefo, los ballistarii de la Legio X Fretensis fueron demoledores durante el asalto de Jerusalén, circunstancia que podemos extrapolar al asedio de Masada. Tras  un largo asedio, incluyendo los sietes meses de construcción de la colosal rampa, los judíos, liderados por Eleazar ben Fair, y viéndose perdidos, tomaron la decisión de inmolarse, quedando como testigos tan sólo siete personas -dos ancianas y cinco niños-, que contaron lo sucedido al propio Silva. Con la toma de Masada se da por finalizada la Primera Guerra Judía, que tuvo como resultado la creación de una nueva provincia imperial: Judea.

 

La visita turística a Masada se puede iniciar por el lado Este, carretera 90, a través del teleférico o del “tortuoso” Sendero de la Serpiente; si se inicia por el lado Oeste, vía Arad, lo haremos a través de la Rampa de asalto creada por los romanos.

 

Masada. Rampa de asalto romana (foto: Daniel Goodwin)
Masada. Sendero de la serpiente y Teleférico (foto: Seetheholyland.net)

 

El Palacio del Norte es la estructura más imponente de Masada, si exceptuamos la rampa de asedio. El piso superior, que constaba de un vestíbulo rectangular, es hoy un ineludible mirador desde el que podemos disfrutar de una embriagadora panorámica de la depresión del Mar Muerto y observar los límites del campamento romano y la empalizada que rodeaba Masada. Las terrazas suspendidas, auténtica obra de ingeniería, eran utilizadas para recibir y distraer a los invitados. Se pueden contemplar los vestigios del vestíbulo redondo, situado en la planta central.

 

Masada. Palacio del Norte. Terraza inferior  (foto: orientalizing)
Masada. Palacio del Norte. Terraza superior (foto: Carole Raddato)

 

Al lado del Palacio se encuentra una gran casa de baños que, sin duda alguna, es uno de los yacimientos romanos mejor conservados de Israel. El complejo consta de cuatro estancias en torno a un patio peristilado por tres lados, con una pequeña piscina. Este complejo ha sido restaurado en los años noventa, permitiéndonos descubrir claramente las diferentes estancias termales: apodyterium (vestuario), tepidarium (sala templada), frigidarium (sala fría) y caldarium (sala caliente) -con su sistema de calefacción o hipocausto-. Cerca del baño hay un conjunto de almacenes para víveres y armamento. Toda esta sección de la fortaleza está separada del resto por una muralla.

 

El Palacio del Oeste, más funcional, contaba con varias habitaciones, baños, dependencias administrativas y una sala de recepción, donde estaría el trono, decorada con bellos mosaicos multicolores. Todo el conjunto palacial fue modificado por los zelotes durante su estancia en Masada, posiblemente para dar cobijo a cuantas familias fuera posible.

 

Masada. Palacio occidental. Baños (foto: Lior Caspi)

 

Entre los meses de marzo a octubre, todos los martes y jueves se celebra un espectáculo de luz y sonido que cuenta la historia de los últimos días de los “rebeldes” de Masada.

 

Masada. Espectáculo de luz y sonido (foto: AM)

 

En mayo 2007 se abrió al público un museo que acoge los objetos hallados en las excavaciones arqueológicas de Masada realizadas por la Universidad Hebrea de Jerusalén. El espacio expositivo está dividido en nueve secciones, que giran alrededor de tres focos principales: Herodes, los rebeldes y el ejército romano.

 

Masada. Museo (foto: Christyn)

 

 

Más información.

PARQUE NACIONAL DE MASADA

HORARIOS: Abril – septiembre de 8:00 a 17:00 y Octubre – marzo de 8:00 a 14:00. Viernes y festivos cierra una hora antes.

TARIFAS: Cara este: (teleférico)… Adultos… 67 NIS. (Paso de la Serpiente)… Adultos… 25 NIS.

WEB: www.parks.org.il

MUSEO MASADA YIGAEL YADIN ( Parque Nacional de Masada)

HORARIOS: De 8:00 a 16:00.

TARIFAS: Adultos… 20 NIS.

CONTACTO:   museum.m@npa.org.il

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *