LA VILLA ROMANA DE NOHEDA

Castilla – La Mancha. Cuenca

 

El municipio conquense de Villar de Domingo García se encuentra a 18 km. al norte de Cuenca. Aquí se localiza una villa romana que cuenta con uno de los mosaicos más impresionantes de todo el Imperio romano.

 

La villa romana de Noheda, de la cual ya se tenía noticia en el siglo XIX, fue descubierta en los años ochenta del siglo pasado cuando durante unos trabajos agrícolas se descubrió una parte del mosaico del triclinium. No fue hasta casi tres décadas después,  en 2005, cuando se realizó una primera campaña arqueológica. A ésta la siguieron otras que permitieron descubrir el fastuoso mosaico del triclinium, el comedor de la villa, y otras estancias de esta espectacular mansión. Hasta el momento, las excavaciones arqueológicas llevadas a cabo apenas han sacado a la luz entre un cinco y un diez por ciento de su superficie.

 

SU HISTORIA

La villa romana de Noheda ocupó una extensión de 10 Ha. Estuvo habitada durante casi siete siglos, entre la primera centuria antes de nuestra era y el siglo VI d.C. Algunos autores señalan que debe de tratarse de la mansio de Urbiaca, señalada en la calzada XXXI.

En época tardorromana, el dominus de Noheda debió de ser una personalidad muy rica e influyente, quizás vinculada con las importantísimas explotaciones de lapis specularis existentes en la provincia conquense. No existe ninguna villa romana conocida en el Imperio romano que cuente con un triclinium del tamaño del de Noheda, a excepción del palatium de Cercadilla (Córdoba) y el de la villa del Casale de Piazza Armerina (Sicilia) –ver artículo-.

Otra muestra de su riqueza es el hallazgo de más de una treintena de mármoles diferentes que decoraban las termas de la villa: mármoles de Carrara (Italia), giallo antico de Chemtou (Túnez), cipollino de la isla griega de Eubea, pórfido rosso de Egipto, o biogio antico procedente de Asia Menor, entre otros.

 

Villa romana de Noheda.
Villa romana de Noheda. Interior del edificio

 

Hasta el momento se han excavado tres áreas de la villa que han permitido sacar a la luz el triclinium y algunas estancias de la pars urbana, el edificio residencial; parte de la zona termal; y áreas de la pars rustica.

 

LA PARS URBANA

El triclinium, el comedor principal de la villa,era una sala triabsidada, con tres exedras o ábsides en sus lados norte, sur y este., y una pequeña sala octogonal al norte. Este tipo de salas triabsidadas es característico de las villas bajo imperiales. Los ábsides estaban reservados para los comensales. En ellos se instalarían los stibadia, divanes semicirculares donde podían reclinarse ocho o doce personas. Las paredes de la sala estaban decoradas con pinturas murales. En el centro de la estancia se hallaba un estanque monumental. Es probable que estuviera decorada con una escultura de los Dioscuros, hallada en el lugar.

El suelo de la estancia estaba decorado con un espectacular mosaico, de más de doscientos treinta metros cuadrados de superficie.  Es uno de los mayores mosaicos figurativos que se conocen a lo largo del Imperio romano. El mosaico cuenta con seis paneles figurativos con escenas mitológicas, circenses y teatrales. En su mayoría está realizado con opus vermiculatum. Para la conservación del mosaico del triclinium se construyó en 2016 un gran edificio de más de mil metros cuadrados de superficie. En él, gracias a una serie de pasarelas colgantes, podemos contemplar el mosaico en toda su amplitud y esplendor. Las exedras estaban decoradas con mosaicos con motivos geométricos.

 

Noheda. Mosaico del triclinium (foto: José Latova)

 

En el mosaico de la izquierda se representa el mitos de Enómao, Pélope, e Hipodamía.  En los paneles centrales, norte y sur, se recrean escenas teatrales y pantomimas. Mientras que en la parte derecha, aparecen representadas dos escenas, en la superior, un cortejo dionisíco, y en el inferior, el juicio de Paris y el rapto de Elena.

 

Detalle del mito de Pélope (foto: Cultura CLM)
Cortejo dionisíaco y los mitos de Paris y Helena de Troya (foto: José Latova)

 

EL BALNEUM

Las imponentes termas de la villa romana de Noheda ocupan una extensión de novecientos metros cuadrados.  Se encuentran en la parte meridional de la vivienda, hecho habitual en las villas hispanas. En el balneum se aprecian todas las salas habituales, de agua fría o frigidarium, de agua templada o tepydarium y de agua caliente o caldarium, así como la piscina y el apodyterium o zona de vestuarios. Es probable que el complejo termal estuviera directamente comunicado con la zona residencial.

 

Noheda. Termas de la villa (foto: Cultura Castilla-La Mancha)

 

LA PARS RUSTICA

Al norte de la zona residencial se hallaba la pars rustica. Se han sacado a la luz algunos vestigios de la misma aunque el deficiente estado de conservación, a causa de las labores agrícolas, no permite interpretar correctamente sus funcionalidades.

 

 

Más información.

VILLA ROMANA DE NOHEDA (Carretera Cuenca-Guadalajara, N-320. 16191 Noheda, Cuenca)

CONTACTO: red.arqueologica.clm@tragsa.es 

WEB: cultura.castillalamancha.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *