LA CANTERA ROMANA DE CHEMTOU

Túnez  /  SIMMITHUS (Africa Proconsularis)

 

La localidad de Chemtou se encuentra al oeste de Túnez, cerca de la frontera con Argelia, a 16 km. de Bulla Regia. En este lugar se encontraba una población romana, conocida como Simmithus, y una de las mayores canteras, de mármol amarillo-rosado, de todo el norte de África.

 

Estas canteras ya eran explotadas por los númidas, hasta que en el 46 a.C. pasaron a dominio romano tras la anexión del reino númida de Juba I. La población, fue elevada al rango de colonia por Augusto, bajo la denominación de Colonia Julia Augusta Numidica Simmithensium. El mármol amarillo-rosado de Simmithus llegó a ser enormemente popular en Roma, siendo utilizado en la Columna erigida en memoria de César, tras su asesinato, en el foro de Augusto, en el de Trajano y en la villa Tívoli de Adriano.

 

Recreación de la Colonia Julia Augusta Numidica Simmithensium. s. III d.C.
Chemtou. Cantera romana (foto: Carole Raddato)
Chemtou. Cantera romana

 

Las canteras romanas estaban protegidas por una guarnición militar situada al norte de la colina. El campamento contaba, en el centro, con alojamientos para trabajadores de las canteras, probablemente presidiarios castigados a trabajos forzados. Al este estaban localizados los barracones para los soldados. Al oeste estaba situada el área administrativa.

 

Al otro lado de la colina, a escasa distancia de las canteras, encontramos un antiguo santuario númida, dedicado a Baal Hammon, y transformado en templo de Saturno durante la época romana y en iglesia durante la era cristiana.

 

La visita al Museo arqueológico nos ayudará a comprender la historia y la importancia del lugar. Cuenta con cuatro salas expositivas y un espacio central donde se encuentra la fachada de un templo numida. Este templo, de estilo helenístico, se construyó en el siglo II a.C. en la colina sagrada de Chemtou.

 

Chemtou. Estelas numidias (foto: Carole Raddato)
Chemtou. Museo arqueológico – templo numida (foto: Carole Raddato)

 

En frente del museo se halla el foro de la colonia, parcialmente pavimentado y custodiado por alguna que otra columna que permanece en pie, testigo de la grandeza que debió tener en tiempos pasados. Dentro del área del foro se ha realizado una puesta en valor de la basílica, el edificio judicial de la ciudad romana. Alrededor del foro se encuentra un nymphaeum y una construcción circular, que responde a un monumento funerario númida.

 

Chemtou. Basílica del foro (foto: Carole Raddato)
Chemtou. Foro romano (foto: Carole Raddato)

 

El teatro de la ciudad también se encuentra en un interesante estado de conservación aunque la escena se ha perdido por completo. En el siglo VI d.C. fue fortificado por los bizantinos. También se han encontrado evidencias de la existencia de viviendas entre sus arcos.

 

Chemtou. Teatro romano (foto. Jan O’Hare)

 

Se conservan también varios arcos del acueducto que servía agua a la ciudad. Con una longitud de 14 km., el acueducto traía el agua desde un arrollo existente en las colinas al norte de la urbe. Sus dos últimos kilómetros y medio discurrían subterráneamente por un gran reservorio que se encuentra bien conservador.

 

Chemtou. Acueducto romano (foto: Bryaxis)

 

Simmithus se encuentra en su mayor parte inexcavada, por lo que es de desear que los años venideros nos sorprenda con interesantes descubrimientos.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *