DIDIMA. EN BUSCA DEL ORÁCULO DE APOLO

Turquía – Región del Egeo  /  DIDYMA  (Asia)

 

La población de Didim se encuentra al suroeste de Turquía, en la provincia de Aydin. En sus proximidades se encuentran las ruinas de uno de los mayores santuarios de la Antigüedad: el templo y oráculo de Apolo o Didymaion.

 

El templo y santuario de Apolo remontan sus orígenes a finales del segundo o principios del primer milenio antes de Cristo, alcanzando su cenit en el siglo VI a.C. con la construcción de un templo monumental, administrado por los Branchidae, considerados descendientes de Branchos, el joven del que se enamoró el propio Apolo. El templo fue destruido en el 494 a.C. por los persas de Dario según Heródoto, que se llevaron como botín la estatua de bronce del dios Apolo a Ecbatana. Otros autores clásicos, como Estrabón, sitúan la destrucción y saqueo del templo en el 479 a.C., realizado por Jerjes.  Tras la visita a Didyma de Alejandro Magno, en el 331 a.C., el Oráculo “volvió a pronunciarse”, siendo el templo  nuevamente reconstruido, durante el reinado de Seleuco I Nicator, gracias a sus arquitectos Daphnis de Mileto y Panionios de Éfeso, aunque nunca fue finalizado. De haberlo hecho, hubiera sido el mayor templo conocido del mundo greco-romano. Varios emperadores romanos dejaron su huella en el monumento, como Calígula, que trató de finalizarlo; Trajano, que restauró parte de la Via Sacra en torno al 101 d.C.; o Adriano, en cuya era se ha datado la decoración de las medusas.  En el siglo V d.C., en tiempos de Teodosio, se levantó una iglesia cristiana en la cella del templo, siendo posteriormente transformado en una fortaleza. Las excavaciones arqueológicas que se continuan realizando en Didyma tratan de descubrir los templos de Artemisa (la hermana gemela de Apolo), Afrodita o Zeus que, junto con los de otras deidades, son mencionados en las fuentes antiguas, junto con el Templo de Apolo y la Vía Sacra, que lo unía a la ciudad de Mileto.

 

Didima. Templo de Apolo (foto: Chris Stroup)

 

EL ORACULO DE APOLO

El oráculo de Apolo en Didyma era uno de los más importantes de la Antigüedad, compitiendo con el de Delfos.  Fue visitado por personajes de la talla de Alejandro Magno, Lysimachus,  Seleuco I o el emperador Trajano. En torno al 331 a.C. el oráculo de Apolo determinó que Alejandro Magno era el hijo de Zeus. Siglos después, el propio emperador Diocleciano, tras una consulta al Oráculo, inició la persecución de los cristianos.

Los oráculos sólo eran emitidos durante un determinado número de días al año. Previo a los mismos, la sacerdotisa de Apolo ayunaba durante tres días, período durante el cual residía en el adyton. El día del oráculo, la sacerdotisa tomaba  un baño ritual y entraba en el naiskos (la capilla interior donde se hallaba la fuente sagrada y la estatua de bronce de Apolo), mientras que los que deseaban consultar el oráculo realizaban ofrendas en el exterior.

 

Didima. Templo de Apolo. Vista aérea (foto: damiandude)

 

 

El templo de Apolo tenía unas medidas colosales de 109x51m., con una doble hilera de columnas alrededor del mismo (díptero) y diez columnas en las fachadas (decástilo). De las más de cien columnas del doble peristilo, tan sólo han llegado hasta nuestros días tres de ellas. La mayor parte de ellas fueron víctimas de los terremotos que han asolado la zona desde la Antigüedad, como el de finales del siglo V d.C. o el del año 1493.

 

Didima. Templo de Apolo (foto: David J. Lull)
Didima. Templo de Apolo (foto: Hakan Kavas)

 

En el interior del templo encontramos la pronaos, el chresmographeion y el adyton. El primero era un auténtico bosque de veinte columnas que, ocultando el espacio tras de sí, daba una aureola mística al lugar, impresionando a los que iban en busca de las respuestas del oráculo. Tras la pronaos se accedía al chresmographeion, antecámara cuya puerta de acceso se encontraba a metro y medio de suelo y tenía 14m. de altura, por lo que era inaccesible para los sorprendidos visitantes. Es de suponer que, desde este lugar, el sacerdote de Apolo respondía a las preguntas realizadas con respuestas que permitían múltiples interpretaciones, haciendo aún más enigmático el oráculo.  A ambos lados de la antecámara se encontraban dos túneles, en rampa descendente, que permitían el acceso a un patio descubierto, el adyton, donde se levantaba un templete tetrástilo de orden jónico, el naiskos, que guardaba la fuente ritual y donde se hallaba ubicada la estatua del dios Apolo.

 

Didima. Templo de Apolo. Naiskos. (foto: damian entwistle)
Didima. Templo de Apolo. Adyton (foto: Hakan Kavas)

 

Entre las esculturas que decoraban el templo de Apolo, merecen especial atención las cabezas de Medusa que decoraban los arquitrabes del templo, y que debían de causar una honda impresión en los visitantes de este sagrado lugar. Otras esculturas pertenecientes al templo se encuentran diseminadas por diversos museos del mundo, especialmente en el Louvre de París, el Museo de Pérgamo de Berlín o el British Museum de Londres. En éste último se hallan las esculturas situadas a lo largo de la Via Sacra, que unía la ciudad de Mileto con el Templo de Apolo en Didyma, y que fueron transportadas a la capital británica en el siglo XIX.

 

Didima. Templo de Apolo. Cabeza de medusa (foto. Travel-Turkey)
Didima. Relieve de Medusa (foto: Ilker Subasi)

 

La Via Sacra, que unía la ciudad de Mileto con el Templo de Apolo en Didima, cubría una distancia de 25 km.  permitiendo a los peregrinos poder llegar hasta el ansiado Oráculo de Apolo. Esta milenaria calzada fue recuperada en el 2014, tras cinco años de trabajo, reconvertida en una ruta senderista para uso y disfrute de turistas y visitantes del lugar. A lo largo de la Via Sacra se encuentran algunas de las esculturas y columnas que en la Antigüedad  jalonaban todo el recorrido. Según Nuri Aktakka, responsable de Cultura y Turismo en Aydin, a lo largo de los próximos años se celebrarán multitud de eventos y festivales en la Via Sacra.

 

Didima. Vía Sacra (foto: Randy Phillips)
Didima. Esculturas de mármol en la Vía Sacra. British Museum de Londres (foto: Rafael Torres)

 

 

 

Más información

SITIO ARQUEOLÓGICO DE DIDIMA (Didim, Söke)

HORARIOS: Todos los días. Abril - octubre, de 8:00 a 19:00. Noviembre - marzo, de 8:30 a 17:30.

TARIFAS 2019: Adultos...10 TL

EMAIL: didim@muze.gov.tr


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *