LA ANTIGUA SARDIS

Turquía – Región del Egeo

 

La antigua ciudad de Sardis se localiza al oeste de Turquía, en la provincia de Manisa, próxima a la ciudad de Sart y a 90km. de Izmir. Se encuentra a los pies de los Montes Bozdağ y al borde de la fértil llanura del río Gediz, que en la Antigüedad era una de las principales rutas entre el Egeo y la Anatolia central.

 

En los siglos VII y VI a.C., Sardis fue la capital del pueblo anatolio de los lidios que dominó la mayor parte de la Anatolia occidental, hasta que en el 547 a.C. fue conquistado por los persas, que la convirtieron en el centro de una de las más importantes satrapías del Imperio Aqueménida. Con Alejandro Magno, en el 330 a.C., Sardis pasó a convertirse gradualmente en una auténtica polis griega, donde se levantaba el famoso templo de Artemisa. En época romana, continuó el florecimiento de Sardis, aunque sin volver a alcanzar el esplendor de su antigua época lidia. En el siglo IV d.C., Sardis se convirtió en un importante centro de la Cristiandad, formando parte de una de las siete Iglesias de Asia. En el 616 d.C. se produjo el declive definitivo de la ciudad, tras ser conquistada por los sasánidas de Khusrau II.

 

El yacimiento arqueológico de Sardis forma parte de los lugares candidatos de Turquía a ser seleccionados como Patrimonio Mundial de la UNESCO desde 2013. Entre sus principales puntos de interés destacan los vestigios del templo de Artemisa, el complejo termal y gimnasio y la gran sinagoga.

 

La ciudad se encontraba dominada por la antigua acrópolis,  inexpugnable lugar, según Polibio, que se eleva  300m. sobre la llanura. A los pies de la ciudadela discurre el arroyo Pactolus (Sart Çayi en su denominación moderna), famoso en la Antigüedad por los aluviones auríferos que transportaba y que hicieron de los lidios uno de los pueblos más ricos de la Edad del Hierro.  La ciudad baja, defendida por el perímetro amurallado de época romana, contaba con una extensión de 127 Ha., mientras que, extramuros, la ciudad contaba con otras 100 Ha. donde se distribuían grandes templos suburbanos, áreas industriales y las necrópolis.

 

Sardis. Tiendas bizantinas y complejo termal (foto: Carole Raddato)

 

El templo de Artemisa, la principal deidad de la ciudad, está considerado como uno de los mayores templos griegos, con un tamaño que era el doble del Partenón ateniense; concretamente, era el cuarto mayor templo de orden jónico del mundo antiguo, tras los de Éfeso, Samos y Didyma. En la cella del templo se encontraron una colosal cabeza de Zeus y dos imponentes bustos del emperador Antonino Pío y su esposa Faustina. En el siglo II d.C. el templo experimentó una notable restauración,  siendo consagrado al culto imperial.

 

Sardis. Templo de Artemisa (foto: Carole Raddato)
Sardis. Templo de Artemisa (foto: Carole Raddato)

 

El complejo gimnástico y termal, localizado en el centro de la ciudad baja, fue construido a finales del siglo II d.C., en tiempos de la dinastía severa (193-235 d.C.). Fue reconstruido en las décadas de los sesenta y setenta del siglo pasado por un equipo multidisciplinar turco-americano a partir de cerca de ochocientos fragmentos existentes en el lugar.

 

Sardis. Complejo gimnástico-termal (foto: Carole Raddato)
Sardis. Complejo gimnástico-termal. Frigidarium (foto: Carole Raddato)

 

La sinagoga de Sardis es una de las de mayor tamaño que se conocen. Fue construida en el siglo III d.C. en el centro urbano de la ciudad, algo atípico y muestra de la fortaleza de la comunidad judía de Sardis, puesto que habitualmente las sinagogas se encontraban en la periferia.

 

Sardis. Sinagoga (foto: simonjenkin’s photos)
Sardis. Sinagoga (foto: Julian Fong)

 

 

 

Más información.

SARDIS EXPEDITION. sardisexpedition.org

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *