UN DÍA EN IRUÑA VELEIA CON LA COHORS I GALLICA

País Vasco – Álava  / VELEIA (Tarraconensis)

 

Con motivo de las Jornadas Europeas de la Arqueología 2019, el pasado domingo 17 de junio, he podido visitar el yacimiento arqueológico de la ciudad romana de Veleia de un modo muy especial, con la visita teatralizada “Un día cualquiera en Veleia”  a cargo de la asociación de recreación histórica Cohors I Gallica.

 

A las puertas de la antigua ciudad romana, junto a la calzada Iter XXXIV, que unía Asturica Augusta (Astorga) y Burdigala (Burdeos),  se encuentra un mercado romano. El lugar donde se encontraba el macellum ha sido puesto en valor desde la última vez que visité el yacimiento, hace ya varios años. Este mercado fue construido a finales del siglo I d.C. Las tiendas o tabernae estaban distribuidas en torno a un gran patio central, donde se hallaba un  tholos o estructura circular con un depósito de agua. ¡Aquí se vendía el pescado fresco! En una esquina del edificio se encontraba el sacellum, estancia sacra. Aquí se descubrió una placa votiva de bronce dedicada a Marte, dios de la guerra, y Mercurio, dios del comercio. Este mercado, localizado a las puertas de la ciudad, estaría gestionado por las autoridades locales, que podrían así aplicar el cobro de impuestos y controlar el peso, las medidas o la calidad de las mercancías.

 

Iruña-Veleia. Macellum romano (foto: Sergio Geijo)
Iruña-Veleia. Macellum romano (foto: Sergio Geijo)

 

El acceso a la ciudad amurallada se realiza a través de la puerta sur protegida por dos torreones defensivos. En la visita nos encontramos a varios soldados de la Cohors I Gallica protegiendo el acceso. Esta unidad auxiliar romana fue constituida tras el desastre de Teutoburgo (9 d.C.) y enviada a la frontera del Rin para proteger el Limes imperial. A mediados del siglo primero la unidad fue destinada a Hispania, al noroeste peninsular en misiones relacionadas con la explotación minera aurífera. La Notitia Dignitatum sitúa a esta unidad en la ciudad amurallada de Veleia a finales del siglo IV – principios del V d.C.

 

Iruña-Veleia. Recinto amurallado (foto: Sergio Geijo)

 

Como os decía, en el acceso se encontraban tres soldados y un superior que nos explicaron el armamento y la indumentaria militar existente en la época tardo-romana. Entre la vestimenta de la infantería pesada llama la atención el subarmalis, prenda de cuero que protegía el cuerpo y los brazos bajo la cota de malla. El infante ligero sin embargo no disponía de esta pieza. El diseño del escudo de los soldados es el propio de la Cohorte según la Notitia Dignitatum. En el interior del escudo portaban varios plumbata, dardos con punta de plomo para ser lanzados hasta una distancia de 30m.  Entre las armas utilizadas destacan la spatha, el spiculum, versión del pilum altoimperial, y el verutum o jabalina. En la exhibición también nos mostraron un ballista, potente arma con un radio de acción de 300m.

 

Iruña-Veleia. Acceso Sur (foto: Sergio Geijo)
Iruña-Veleia. Cohors I Gallica con infante ligero (foto: Sergio Geijo)

 

El siguiente lugar de interés, ya en el interior del recinto amurallado, son dos domus romanas, situadas muy próximas una de la otra. La domus de Pompeia Valentina es una vivienda de tipo itálico, con las estancias organizadas alrededor de un patio (atrium). El atrio estaba decorado con un pavimento de mosaico. En él pudimos asistir a una representación en la que los amos de la casa eran vestidos y acicalados por sus esclavos y a una ofrenda a la diosa Diana.

 

Iruña-Veleia. Domus de Pompeia Valentina (foto: Sergio Geijo)
Iruña-Veleia. Domus de Pompeia Valentina (foto: Sergio Geijo)

 

La domus de los rosetones es similar a la de Pompeia aunque sufrió importantes reformas en época tardo-romana. Toma su nombre de los motivos que decoran el atrio, bajo el que se encuentra una cisterna.

 

Iruña-Veleia. Domus de los Rosetones (foto: Sergio Geijo)

 

El siguiente punto del recorrido arqueológico nos lleva hasta las cisternas subterráneas. Tres estancias construidas en el siglo I d.C. y remodeladas en el siglo III d.C. tras un incendio. Este aljibe de planta cuadrangular tiene muros con dos hojas de mampostería, relleno de argamasa e interior enlucido, para evitar las fugas de agua.

 

Iruña-Veleia. Cisternas subterráneas (foto: Sergio Geijo)
Iruña-Veleia. Cisternas subterráneas (foto: Sergio Geijo)

 

En la zona alta de la ciudad se encuentran los cimientos de un templo. Sus enormes dimensiones indican que sería un gran edificio de carácter público, probablemente el edificio religioso más importante de la ciudad.

 

Iruña-Veleia. Templo romano (foto: Sergio Geijo)
Iruña-Veleia. Templo romano (foto: Sergio Geijo)

 

El yacimiento arqueológico de la ciudad romana de Veleia tiene una extensión de 80 hectáreas. De ellos, el recinto amurallado cuenta con unas 11 hectáreas. Las excavaciones arqueológicas que se siguen realizando a buen seguro que nos aportarán muy agradables sorpresas en un futuro.

 

La muralla tiene una altura superior a los ocho metros en varios tramos y un grosor de dos metros. En su construcción se aprovecharon elementos arquitectónicos provenientes de otras construcciones como aras o columnas que podemos ver integradas en su estructura.

 

Iruña-Veleia. Muralla tardorromana (foto: Sergio Geijo)

 

 

Más información.

cohorsprimagallica.com

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *