SALINAS DE AÑANA. EL VALLE DEL ORO BLANCO

País Vasco – Álava-Araba  /  (Tarraconensis)

 

Las Salinas de Añana se encuentran situadas a unos 30 Km. al suroreste de Vitoria-Gasteiz. El Valle Salado de Añana es uno de los conjuntos salineros de interior más espectaculares y mejor conservados de Europa. Su importancia ha venido refrendada con su declaración en 1990 de Bien de Interés Cultural, su inscripción en 1998 en la Lista de Candidatos de la UNESCO, su inclusión el la lista del Convenio RAMSAR para la protección de humedales de importancia internacional, o el galardón obtenido en los Premios Europa Nostra 2015 en la categoría Conservación. El Valle Salado destaca por su espectacular estructura de terrazas escalonadas construidas con piedra, madera y arcilla, con canales de madera que conducen el agua salada, por gravedad, desde los manantiales a los pozos, así como por sus almacenes de sal.

 

El origen de las Salinas se remonta a un antiguo mar que se secó hace más de doscientos millones de años. La sal quedó depositada en su fondo, saliendo a la superficie gracias a un fenómeno geológico denominado Diapiro. En época prehistórica, la sal se obtenía mediante un sistema de evaporación forzada con materiales ígneos. La llegada de los romanos en el siglo I a.C. supuso un cambio radical en la explotación de las salinas, con el desarrollo de un nuevo sistema de evaporación natural: construyeron eras con arcilla apisonada y con los bordes elevados para lograr la impermeabilización de su superficie. Debido a ello, el agua salada que surge de forma natural y continua, tras exponerla al sol y al viento sobre plataformas de evaporación, se convierte en sal.

Este nuevo sistema productivo impulsó el desarrollo de una civitas a unos seis kilómetros del Valle Salado, la ciudad de Salionca, en territorio autrigón. Esta urbe además de permitir el control de la producción de sal, favorecía su distribución, al hallarse ubicada sobre la Via XXXIV del Itinerario de Antonino, que iba de Asturica Augusta (Astorga) hasta Burdigala (Burdeos), y del ramal que enlazaba Deobriga (Miranda de Ebro) y Flaviobriga (Castro Urdiales).  En el siglo V d.C. se produjo el abandono y destrucción de la Salionca romana, probablemente a causa de un fuerte incendio que pudiera estar relacionado con las invasiones bárbaras.

En el inicio de la Edad Media se desarrolló una incipiente población en torno del Valle Salado, promovida con los fueros de los reyes Alfonso I de Aragón y Alfonso VII de Castilla, que dio lugar a la fundación de la primera villa real del País Vasco a principios del siglo XII.

 

Salinas de Añana (foto: Jacqueline Poggi)

 

Desde mediados del siglo pasado surgió un creciente interés en la recuperación de las salinas de Añana, culminado con el desarrollo de un Plan Director entre los años 2000 y 2004 y la creación en el año 2009 de la Fundación Valle Salado de Añana. Su misión fue el impulso de la restauración funcional y paisajística del entorno.

 

Salinas de Añana (foto: Jacqueline Poggi)

 

 

Más información.

Centro de visitantes Valle Salado de Añana (Calle Real, 32. 01426 Salinas de Añana)

TARIFAS: Visitas guiadas: Valle Salado - 8€. Manantiales - 9,5€. Valle + cata - 9,5€.  (reservas@vallesalado.com)

CONTACTO: 945 351 111     info@vallesalado.com

WEB: www.vallesalado.com


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *