LAS TERMAS ROMANAS DE MALIAÑO

España – Cantabria / (Tarraconensis)

 

A 5km. de Santander se encuentra la pequeña localidad de Maliaño, perteneciente al ayuntamiento de Camargo. En este entorno de la Bahía de Santander, y a escasos metros del aeropuerto Severiano Ballesteros, se hallan los vestigios de unas termas públicas romanas y la necrópolis medieval de San Juan.

 

En 1995, durante las obras para la construcción de unos nichos funerarios en el cementerio municipal de Maliaño, los arqueólogos descubrieron la existencia de tumbas de época medieval. Las excavaciones arqueológicas realizadas descubrieron que, bajo los cimientos de la iglesia medieval de San Sebastián, se encontraban las huellas de unas termas de época romana.

 

Termas romanas de Maliaño (foto: Sergio Geijo)
Maliaño. Termas romanas (foto: Sergio Geijo)

 

Junto al yacimiento, un pequeño centro de interpretación muestra varios paneles explicativos sobre la historia de lugar. Una maqueta nos permite imaginar la estructura exterior de las termas en época romana.

 

Maqueta de las termas romanas de Maliaño (foto: Sergio Geijo)

 

LAS TERMAS ROMANAS

Las termas romanas de Maliaño fueron edificadas a mediados del siglo I d.C. y estuvieron en uso hasta la cuarta centuria de nuestra era. Según la información expuesta en el yacimiento, eran de carácter público. Contaban con unas modestas dimensiones de 15×14,5m. Su localización, en las proximidades de Portus Victoriae (Santander), me hacía pensar que estábamos ante las termas de una villa agropecuaria, y por tanto de unas termas privadas así que me sorprendió mucho que estén catalogadas como termas públicas. En este caso, es de suponer que estarían localizadas en torno a un antiguo asentamiento de mayor tamaño. No obstante, hay que señalar que se encontraron vestigios de una domus en los aledaños de las termas, en una cata realizada en el altar del cementerio. Se cree que esta domus se levantó en época tardoromana.

 

Lo primero que podemos ver es el caldarium y el praefurnium. La sala de agua caliente tiene planta rectangular, rematada en una zona absidial donde se encontraba la bañera o alveus. El horno se hallaba adosado a la parte central del caldarium. También era de planta rectangular y debió estar cubierta con una bóveda de horno.

 

Maliaño. Termas romanas – caldarium (foto: Sergio Geijo)

 

El tepidarium, sala de agua templada, es la siguiente estancia del complejo termal. Su área más occidental fue ampliada en el siglo II d.C., tomando parte del frigidarium original.

 

Maliaño. Termas romanas – tepidarium (foto: Sergio Geijo)

 

El apodyterium y el frigidarium pertenecen a la ampliación realizada en la segunda centuria. Ambas estancias tenían planta rectangular. El frigidarium, sala de agua fría, estaba rematado con una zona absidial. En su parte oeste se conserva una bañera, de planta de herradura. Adosada a la bañera habia una piscina o natatio, también de planta rectangular. En su esquina noroeste se conserva un imbrex, teja curva, que servía de aliviadero. Esta piscina debía de estar cubierta de placas de mármol.

 

Maliaño. Termas romanas – frigidarium (foto: Sergio Geijo)

 

EL CEMENTERIO MEDIEVAL

En el yacimiento se descubrieron un centenar de enterramientos, la mayoría localizados al sur de la iglesia románica. Los arqueólogos los distinguen de tres tipos: tumbas de lajas, inhumaciones simples e inhumaciones en ataud. Las más antiguas son las de lajas, hechas de caliza. Éstas se disponían verticalmente y, sobre ellas, varias lajas horizontales a modo de tapa. Los difuntos se disponían en posición decubito supino, o boca arriba, con los brazos y las manos estiradas junto al cuerpo.

 

 

Más información.

Arqueología experimental. Unican. 1 y 2.

About Post Author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.