Francia – Provenza-Alpes-Costa Azul

 

La costera localidad francesa de Beaulieu-sur-Mer se encuentra al sureste del país, departamento de Alpes Marítimos, en la Riviera francesa, entre Niza y Mónaco. Uno de los grandes atractivos de esta turística población es Villa Kérylos.

 

Esta fantástica villa, de estilo griego, fue construida en la época de la Belle Epoque, a principios del siglo XX por el banquero y arqueólogo francés Theodore Reinach (1860-1928).  El arquitecto Emmanuel  Pontremoli se inspiró en las ricas mansiones  griegas de la isla de Delos del siglo II a.C.

 

Villa Kérylos (foto: Fred Romero)

 

Dos de los lugares más interesantes de Villa Kérylos son el Thyrôreion y el Balaneion. El primero, el hall  de entrada, cuenta con frescos en sus muros y el suelo decorado con mosaicos, entre los que destaca uno original del siglo II a.C. con un gallo, una gallina y los polluelos, símbolo de la familia. El Balaneion, las lujosas termas de la mansión, está dedicado a las Naiades, las ninfas del agua. El baño, de un metro de profundidad, es de planta octogonal, la forma clásica que adoptarían posteriormente los baptisterios cristianos, cubierto con mármol de carrara y el pavimiento decorado con mosaicos de animales marinos.

 

El peristilo, patio central bordeado por un pórtico, era uno de los elementos centrales de las villas clásicas y el lugar de recepción de los invitados de Théodore Reinach.  Está decorado con pinturas murales y mosaicos y rodeado de doce columnas de mármol de carrara, de estilos dórico y jónico.  Entre los frescos del peristilo destacan los de “la muerte de Talos” y “Pelops e Hipodamia”.

 

Villa Kérylos. Peristilo (foto: Patrick Janicek)

 

A través del peristilo se accede a las principales estancias de la villa: la biblioteca, el triklinos, el andron o el oïkos. La primera es la habitación más espectacular de toda la villa, inspirada en la descubierta en Herculanum en 1762 y dedicada a la diosa Atenea. El triklinos o comedor  estaba dedicado a los silenos, compañeros de fiesta de Dionisos. El andron, salón reservado para los hombres y separado del gineceo, reservado para las mujeres, es la estancia más lujosa de Villa Kerylos, con sus paredes cubiertas de extraordinarios mármoles color melocotón, de Serravezza, o, amarillos de Siena. Por último, encontramos el oikos, espacio reservado para la familia. Esta estancia es mucho más pequeña e íntima, con el suelo decorado con mosaicos y las paredes con estuco.

 

Villa Kérylos. Andron (foto: Fred Romero)

 

En la planta superior se encontraban las habitaciones privadas de Reinach y su mujer. Ornités era la habitación de la señora Reinach, bautizada así por las criaturas aladas pintadas en sus paredes. La estancia estaba dedicada a Hera, esposa de Zeus, y diosa del matrimonio y la feminidad. Los frescos, de tono azulado, están adornados con los símbolos de la diosa: cisnes y pavos reales. La habitación de Reinach, el Erotès, estaba dedicada a Eros. En sus paredes predomina el color rojo, que recuerda al Palacio de Knossos o las domus pompeyanas, estando profusamente decoradas con racimos de uva. Otras estancias ocupan los baños privados de Reinach (Nikai) y su mujer (Ampelos), o una sala de descanso, dedicada al héroe mitológico Triptolemo.

 

Villa Kérylos. Erotès (foto: mll)

 

En la Galería de las Antigüedades se encuentran reproducciones, a escala real, de las principales obras de arte griegas, como las Venus de Milo y Arlés, Venus Genetrix, Apolo Belvedere, el Discóbolo o el Ares Borghese.

 


 

Más información:

VILLA KÉRYLOS. www.villa-kerylos.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *