CALATAYUD. LA BILBILIS ROMANA

Aragón – Zaragoza  /  AUGUSTA BILBILIS (Tarraconensis)

 

Calatayud está situada en la provincia de Zaragoza, en el Valle del Jalón, a una altitud de 536m. sobre el nivel del mar. Dista 86 Km. de la capital aragonesa, accesible a través de la autovía de Aragón,  N-II.

 

A cuatro kilómetros y medio de Calatayud podemos acceder a las ruinas de la antigua Bilbilis. Levantada en un elevado promontorio, en torno a tres montes contiguos: Bámbola, San Paterno y Santa Bárbara, por la tribu celtibera de los lusones, pasó a dominio romano en el primer tercio del siglo II a.C. Gozaba de gran importancia estratégica, al estar situada en un cruce de caminos entre el Valle del Ebro y la costa levantina con la Meseta. La población llegó a alcanzar una extensión de unas treinta hectáreas, edificada en terrazas sobre  las que se asientan los edificios. La romanización de la ciudad vino con la llegada de colonos itálicos. Durante la guerra civil entre Cesar y Pompeyo, tomó partido  por el primero, lo que sin duda le reportó beneficios. Bajo el principado de Augusto, Bilbilis obtiene el rango de municipium, integrada en el Conventus Caesaraugustanus, y pasando a denominarse Municipium Augusta Bilbilis. Es a partir de este momento cuando llegan los mayores momentos de esplendor de la ciudad, con grandes monumentos mandados construir por Augusto y completados por su sucesor, Tiberio. Durante la dinastía flavia y la era de Trajano se constata la continuidad en la realización de obras monumentales, si bien a partir del siglo III d.C. se va produciendo el ocaso de Bilbilis, que culminará con el abandono de la misma tras la  crisis del Imperio en el siglo IV d.C. Uno de los personajes más insignes de la ciudad romana de Bilbilis es el poeta del siglo I d.C. Marco Valerio Marcial (38/41 – 104 d.C.)

 

En la zona más alta se levantaba el Foro, situado entre las dos cumbres principales: el cerro de Bámbola y el de San Paterno. Estaba coronado por un templo situado en su parte más elevada. La plaza, de 50 m. de largo, estaba porticada y rodeada de edificios públicos, como la basílica o la curia, y diversos comercios o tabernae. Fue inaugurado durante el Principado de Tiberio.  Del templo, del que apenas quedan vestigios, estaba rodeado por columnas (períptero) de orden corintio; contando con seis columnas en la portada (hexástilo).

 

Calatayud. Foro romano (foto: Ecelan)
Calatayud. Tabernae del foro

 

Un poco más abajo, en el barranco situado entre el cerro de Bámbola y Santa Bárbara, encontramos el teatro, levantado en época de Augusto.  El graderío se amoldaba a la pendiente de la ladera, contando con capacidad para unos cuatro mil quinientos espectadores. Estaba coronado por un templete en la parte más alta del graderío, por donde se accedía al teatro.  De la escena, apenas se han encontrado restos. La excelencia de la ingeniería romana muestra sus logros con las canalizaciones existentes en la parte central del graderío para poder canalizar las aguas que descendían de la cima, enterradas hasta la parte posterior de la escena.

 

Calatayud. Teatro romano

 

En la parte alta se localizan las termas, los baños públicos de la ciudad. Estaban situadas junto a dos grandes cisternas de agua, construidas para abastecer del preciado líquido a las instalaciones termales. Su construcción se ha determinado en dos etapas, una primera perteneciente a la era augustea y una segunda en el siglo II d.C., momento en el que se ampliarían, contando con nuevas estancias y más comodidades.

 

Calatayud. Termas romanas
Calatayud. Termas. Apodyterium (vestuarios)

 

A medio camino entre el foro y las termas se encuentra la Casa del Ninfeo. Fue construida durante la primera mitad del siglo I d.C., y reformada en época de Vespasiano. Debe su nombre a que las habitaciones se adaptan a un ninfeo o gran fuente, formada por una cisterna doble que abastece de agua a tres piletas semicirculares.

 

Calatayud. Casa del Ninfeo

 

Los objetos obtenidos en las excavaciones arqueológicas de Bilbilis han sido la base para la creación del Museo Municipal de Calatayud, situado en el antiguo convento de Carmelitas. Entre sus principales obras son destacables las pinturas murales romanas, al fresco, rescatadas de la ciudad. Son uno de los más importantes ejemplos de pintura mural de toda la Hispania romana.

 

Calatayud. Museo Municipal. Pinturas murales romanas

El nombre de Calatayud remonta su origen a la dominación árabe cuando fue denominada Qal ‘at Ayyub, el Castillo de Ayud. En el siglo XII, en el año 1120, fue conquistada por las tropas cristianas de Alfonso I “El Batallador”, permaneciendo la población musulmana en la ciudad dedicada a la construcción. Esta combinación cultural dio lugar al extraordinario arte mudéjar de Calatayud, magníficamente representado por la Colegiata de Santa Maria la Mayor, Patrimonio de la Humanidad  desde el año 2001, como representante del arte mudéjar aragonés.

 

 

Más información.

CENTRO INTERPRETACIÓN YACIMIENTO ARQUEOLÓGICO DE BILBILIS (Ctra. CV-601 (dirección Embid de la Ribera). Calatayud)

HORARIO: Verano y Semana Santa de 10:00 a 14:00 y de 17:00 a 20:00. Lunes y martes cerrado. 

TARIFAS: Adultos...gratuita.

WEB. www.yacimientobilbilis.com

MUSEO DE CALATAYUD (Plaza de Santa Teresa, 3. 50300 Calatayud)

HORARIO: Lunes a sábado de 9:30 a 13:30 y 16:00 a 20:00. Domingos de 9:30 a 13:30. 

TARIFAS: Adultos...gratuita.

TELÉFONO: 976 897816.

EMAIL: museo@calatayud.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *