ELEUSIS. DEMÉTER Y LOS MISTERIOS ELEUSINOS

Grecia

 

La ciudad griega de Elefsina se encuentra a tan sólo 20 km. al oeste de Atenas. Elefsina acoge las ruinas de la antigua Eleusis, uno de los centros religiosos más importantes de la Antigua Grecia y lugar sacro donde se celebraban los Misterios Eleusinos.

 

EL MITO

Deméter era la diosa de la Agricultura y Perséfone su hija. Según el mito, el dios del inframundo, Plutón, se enamoró de Perséfone, a la que secuestró y llevó a sus dominios. Demeter, angustiada, tratando de buscar a su hija, recorrió el mundo, hasta llegar a Eleusis. Allí se refugió buscando descanso transformada en una anciana. Celeus, el rey de Eleusis, y sus hijas la acogieron, mostrándole una gran hospitalidad. En agradecimiento, Demeter cubrió con ambrosía a Demofonte, hijo de Celeus, y la puso en el fuego para darle la inmortalidad. Descubierta por la esposa del rey, ésta gritó asustada pensando que quería asesinarlo. Demeter, indignada por la estupidez humana, les mostró su verdadera personalidad, y así los eleusinos levantaron un templo en su honor.

Mientras Deméter buscaba a su hija, la Tierra perdió su fertilidad, circunstancia que provocó un gran disgusto a Zeus. Para remediarlo, Zeus decidió que Perséfone estuviera durante dos tercios del año con su madre, así la tierra recuperaría su fertilidad, y un tercio con Plutón. Así nacieron las  estaciones: primavera, verano e invierno. Para ello, Deméter , antes de regresar al Olimpo, favoreció la agricultura en la llanura rariana, enseñando el arte de la agricultura a Triptolemo, el otro hijo de Celeus, y transmitiendo sus misterios al rey Celeus.

Los Misterios Eleusinos debían ser mantenidos en secreto, no pudiendo ser revelados bajo pena de exilio o de muerte. El hierofante era el sacerdote jefe del culto a Deméter, encargado de transmitir la Hiera a los iniciados y la única persona que podía acceder al Anaktoron del templo.

 

Cariátide del Propilea Menor (foto: Carole Raddato)

El área de Eleusis, en la fértil llanura de Thriasio Pedio, estuvo habitado desde el período prehistórico de la Edad del Cobre. El origen del santuario de Deméter se remonta a la época micénica, adquiriendo importancia pan-helénica desde el siglo VIII a.C. El templo fue destruido por los persas en el 480 a.C. En tiempos de Pericles (461-429 a.C.) se inició la reconstrucción del santuario, el Telesterion, encargada a Iktinos, uno de los arquitectos del Partenón. Su ambiciosa construcción no pudo ser realizada, siendo ejecutada finalmente la obra por parte de los arquitectos Koroivos, Xenocles y Metagenes. Durante el período clásico y helenístico, Eleusis se convirtió en una de las más importantes ciudades de Ática.

La época romana propulsó la importancia del Santuario de Deméter como un centro religioso de gran importancia en todo el Imperio, siendo varios emperadores romanos iniciados en los Misterios Eleusinos. El glorioso esplendor de Eleusis llegó a su fin con el emperador Teodosio (379-395 d.C.) que, en su afán por impulsar el Cristianismo, clausuró todos los templos paganos, incluido el Santuario de Deméter. La puntilla vino de la mano de los godos de Alarico que, en el 395 d.C., arrasaron el santuario y asesinaron al último hierofante, o sacerdote de la diosa.

 

Los vestigios visibles del Telesterion o Templo de Deméter corresponden a la estructura de la época de Pericles, restaurada en tiempos del emperador Marco Aurelio. El templo contaba con un graderío, compuesto por ocho filas de asientos, y capacidad para tres mil peregrinos. En el centro de la estructura se hallaba el Anaktoron, prohibido para todo el mundo, excepto para el hierofante, el sacerdote de la diosa Deméter. El lado suroriental del telesterion se encontraba adornado por el pórtico o stoa de Philon.

 

Eleusis. Telesterion (foto: Carole Raddato)

 

El Plutonion era otra de las construcciones del santuario, reservado sólo para sacerdotes e iniciados en los Misterios eleusinos. Junto al plutonion se hallaba un santuario triangular, construido en el siglo IV a.C., dedicado a Pluto o Hades. Es probable que en este lugar se recreara el regreso de Perséfone desde el Hades. También desde aquí se iniciaba la vía procesional que llevaba al Telesterion.

 

Eleusis. Plutonion (foto: Carole Raddato)

 

Los peregrinos llegados desde Atenas por la Via Sacra eran recibidos en el Gran Patio. En el centro del mismo se hallaban sendos templos dedicados a Artemis Propylaia y a Poseidón. Al sur de Gran Patio, en la esquina noroccidental de la Gran Propylaea se encontraba el Kallichoron, el pozo de las doncellas, el lugar donde, según el mito, la diosa Deméter paró a descansar.

 

Eleusis. Kallichoron (foto: Linn Trude)

 

La Gran Propylaea fue construida en tiempos del emperador Marco Aurelio, a semejanza del propylaea de Atenas, en mármol pentélico. El frontón se hallaba decorado con un busto del propio Marco Aurelio y estaba soportado por seis columnas dóricas. La Gran Propylaea contaba con dos pórticos, uno interior y otro exterior; el primero mirando hacia el interior del santuario.

 

Eleusis. Gran Propylaea (foto: Carole Raddato)

 

El Propylaea menor fue construido a mediados del siglo I a.C. por Appius Claudius Pulcher y sus sobrinos, como acceso septentrional al área interior del santuario .En su fachada interior, dos colosales cariátides sostenían el kistai, el recipiente que custodiaba la Hiera en la procesión sagrada de los Misterios.

 

El Museo de Eleusis se encuentra próximo al Telesterion. En él se encuentran las principales piezas arqueológicas del Santuario de Deméter, entre las que destacan capiteles del Propylaea menor; el sarcófago de época romana, con el motivo esculpido de la caza del jabalí de Calidón; o la estatua de mármol de Antínoo.

 

Museo de Eleusis (foto: Carole Raddato)

 

Desde 1975 se celebra anualmente en Elefsina, durante el mes de septiembre, el festival “Aischyleleia” en honor del dramaturgo Aeschylus, Esquilo, nacido en Eleusis en el 525 a.C.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *