NESSEBAR, «LA PERLA DEL MAR NEGRO»

Bulgaria – Burgas  / MESEMBRIA (Thracia)

 

La localidad de Nessebar se encuentra situada en la costa búlgara del Mar Negro, en la provincia de Burgas. Es conocida como “la perla del Mar Negro” o la “Dubrovnik búlgara”. Es uno de los principales puntos turísticos de la costa del Mar Negro. En 1983 Nessebar fue incluida en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO por sus únicos y singulares edificios históricos.

 

Nessebar es una de las más antiguas poblaciones de Europa, remontándose sus orígenes a más de 3.200 años. La antigua ciudad está situada en una estrecha península unida a tierra firme a través de un istmo. Sus primitivos pobladores tracios la llamaron Melsambria, la ciudad de Melsas, en honor a su legendario fundador. Colonos griegos arribaron a sus costas en el siglo VI a.C., convirtiéndola en una típica polis griega. En el 72 a.C. fue conquistada por las legiones romanas sin encontrar resistencia armada al nuevo amo. La nueva Mesembria romana continuó siendo un importante centro comercial y cultural a lo largo de la costa del Mar Negro, dentro de la provincia romana de Tracia. Al igual que sucedió durante el dominio griego, mantuvo el privilegio de acuñar sus propias monedas de bronce. Tras la división del Imperio romano, Mesembria pasó a formar parte del Imperio de Oriente. El impulso dado a las plazas costeras del Mar Negro favoreció un nuevo resurgir de la ciudad, con la edificación de una nueva fortificación amurallada, basílicas para la nueva religión imperial –el Cristianismo-, nuevos aprovisionamientos acuíferos o establecimientos termales. En el 812 d.C., Mesembria pasó a formar parte del Estado búlgaro cuando eslavos y búlgaros, comandados por Kham Krum, asediaron y conquistaron la ciudad.

 

Una de las primeras visitas de la ciudad corresponde a las murallas fortificadas de Melsambria, que hicieron de ella una fortaleza inexpugnable.  Podemos encontrar vestigios del lienzo amurallado construido por los tracios y posteriormente por los griegos. Éstos la renovaron principalmente en el siglo III a.C. con grandes bloques de piedra, perfectamente alineados sin ninguna argamasa ni elemento de unión. Los romanos se encontraron con unas murallas en buen estado, por lo que no necesitaron reformarlas. Es durante el Imperio bizantino, a mediados del siglo V d.C., cuando se construye una nueva muralla, levantada en opus mixtum -piedra y ladrillo-. La parte mejor conservada se puede apreciar cerca de la Puerta de la ciudad. Estos muros se mantuvieron en parte durante la Edad Media, sufriendo posteriores modificaciones y reformas hasta su última reconstrucción durante el reinado del zar Ivan Alejandro. Tras la conquista otomana en 1453 fueron perdiendo importancia, cayendo en desuso y en el olvido…hasta nuestros días.

 

Nessebar. Murallas bizantinas (foto: Richard Mortel)
Nessebar. Murallas bizantinas (foto: Richard Mortel)

 

En Nessebar también podemos visitar las termas bizantinas, construidas durante el reinado de Justiniano I, en el siglo VI d.C. Se han excavado y preservado 2/3 de los baños, estando el resto bajo la calle y edificios colindantes. La superficie conservada abarca cinco estancias con calefacción, dos de ellas con piscinas semicirculares, una sala central y un corredor. Los muros estaban construidos en opus mixtus y cubiertos por mármol. En algunos lugares conservan una altura superior a los tres metros. Las habitaciones contaban con sistema de calefacción con suelo flotante e hipocausto. La sala central cuenta con cuatro imponentes columnas de mármol con capiteles corintios que soportaban una bóveda cruciforme. Este complejo termal debió de estar en funcionamiento hasta finales del siglo VIII d.C.

 

Nessebar. Termas romanas (foto: Olga)
Nessebar. Termas romanas (foto: Dennis Keener)

 

El Museo Arqueológico de Nessebar nos muestra la historia de la antigua Melsambria, dando cobijo a todos los objetos hallados en las excavaciones realizadas en la plaza. En 1994 se inauguró una edificio diseñado por el arquitecto búlgaro Hristo Koev. La zona expositiva consta de cuatro estancias: la primera dedicada a la época tracia, donde merece especial atención una inscripción en honor del líder tracio Sadala, del siglo III a.C.; la segunda, dedicada a la polis griega; la tercera, a la época romana, bizantina y búlgara; y la cuarta, donde se exhiben iconos de la iglesia ortodoxa.

 

Nessebar. Museo Arqueológico. ánforas (fotos: Richard Mortel)

 

 

Patrimonio Mundial de la UNESCO

Nessebar cuenta con importante elenco de iglesias bizantinas y de época medieval, que forman parte del Patrimonio Mundial de la UNESCO. La Iglesia de San Esteban fue construida entre los siglos XI y XIII d.C., siendo ampliada en los siglos XVI y XVIII. En su interior cuenta con más de 250 pinturas murales que hacen de esta iglesia uno de los mayores patrimonios culturales de Bulgaria. La Iglesia de San Juan Bautista fue construida en el siglo X y en junio del pasado año fue abierta al público tras una exitosa restauración.  La Iglesia de Santa Sofia está situada en el centro del antiguo asentamiento, donde se encontraba ubicado probablemente el foro romano. Esta iglesia, construida a finales del siglo V d.C. – principios del s. VI d.C., contaba con tres naves con ábside semicircular, siendo reconstruida en el siglo IX d.C. La Iglesia de San Paraskeva data de los siglos XIII-XIV está compuesta por un único cuerpo con nártex. Otras iglesias relevantes son las de San Juan Aliturgetus, Cristo Pantocrator, o la de los Arcángeles Gabriel y Miguel.

 

Nessebar. Iglesia de San Esteban (foto: Richard Mortel)
Nessebar. Iglesia de Santa Sofía (foto: Fabrizio Pivari)

 

 

 

Más información.

MUSEO ARQUEOLÓGICO DE NESSEBAR (Mesambria Str. 2A. Nessebar 8230)

HORARIOS: Lunes – viernes de 9:00 a 17:00. Sábados y domingos de 9:00 a 13:00 y 13:30 a 18:00.

TARIFAS 2019: Adultos… 6 Lv.

CONTACTO: 0554 46019 

EMAIL: clio_nes@abv.bg

WEB: www.ancient-nessebar.com

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *