ALESIA. LA GUERRA DE LAS GALIAS

Francia – Borgoña-Franco Condado  / ALESIA (Lugdunensis)

 

Alise Sainte-Reine, en el departamento de Côte-d’Or, región de Borgoña – Franco Condado, es el lugar donde se encuentra el sitio arqueológico de Alesia. Está formado por los vestigios del oppidum galo-romano y la colosal estatua de Vercingétorix. A tres kilómetros, sobre las llanuras de Venarey-Les  Laumes, se localiza además el Centro de Interpretación de la batalla de Alesia.

 

Sobre el Mont Auxois estaba situado el oppidum de Alesia, capital del pueblo galo de los mandubios. Con una extensión de noventa y siete hectáreas, era uno de los mayores de la Galia. En el verano del 52 a.C., tras la derrota de las legiones romanas de César ante Vercingetorix en Gergovia, ambos líderes se volvieron a encontrar en Alesia. Mientras el jefe galo reagrupaba a sus ochenta mil soldados en la capital mandubia, Julio César decidió aislarlo creando una muralla fortificada alrededor de la fortaleza alesiana. Cuando la caballería de Vercingétorix logró romper el asedio en busca de ayuda, Julio César ordenó levantar una nueva línea fortificada paralela a la anterior, dejando a sus cincuenta mil soldados entre ambos perímetros fortificados. De este modo, logró mantener el aislamiento de Vercingetorix y evitar la llegada de las tropas que llegaban en auxilio del caudillo galo.

Las líneas fortificadas contaban con un perímetro de quince y veintiún kilómetros respectivamente. Durante dos meses se produjeron duros combates entre las legiones romanas de César y Labieno y las tropas de Vercingetorix y los pueblos galos que acudieron en su auxilio. El conflicto finalizó con el triunfo romano y la rendición del galo ante Julio César. Esta victoria romana no supuso el fin inmediato de la contienda pero sí marcó definitivamente el devenir de la misma.

 

La visita al sitio arqueológico de Alesia nos lleva hasta tres lugares distintos, los vestigios galo-romanos y la estatua de Vercingetorix erigida en Alise-Sainte-Reine, y el MuséoParc Alesia, donde se encuentra el Centro de Interpretación de la Batalla de Alesia.

 

VERCINGETORIX

Al oeste del Mont Auxois, en el lugar del oppidum que dominaba el campo de batalla galo-romano, el emperador francés Napoleón III ordenó la construcción en el año 1865 de una colosal estatua de Vercingetorix.  La imponente escultura, de más de seis metros y medio de altura, fue obra del escultor Aimé Millet. Se levanta sobre un pedestal de granito de siete metros de alto, diseñado por el arquitecto Viollet-le-Duc. El rostro de Vercingetorix se inspiró en la del joven emperador y su rostro muestra la resignación tras la derrota. La representación del líder galo se inspiró en la imagen romántica existente en los siglos XIX y XX: mostacho, pelo largo, con yelmos alados o con cuernos. Este monumento se levantó para conmemorar el éxito de las excavaciones arqueológicas de Alesia, patrocinadas por Napoleón III, y ensalzar el espíritu patriótico francés y la unidad de la nación.

 

 

 

ALESIA

A un kilómetro de distancia aproximadamente se encuentran los vestigios de la antigua capital de los mandubii, que corresponden básicamente al período galo-romano. La ciudad tuvo un próspero desarrollo, basada en la metalurgia del bronce, hasta su abandono en el siglo V d.C. Entre sus estructuras destacan las ruinas del teatro y del complejo religioso – comercial del foro, cerrado por la basílica.

 

 

Una edificación llamativa es el monumento de Ucuetis, construcción con un patio interior porticado y una estancia subterránea, excavada en la roca, relacionada posiblemente con el gremio de herreros y forjadores de ruedas de bronce, puesto que esta divinidad celta era su patrón. En sus proximidades se encuentra un barrio de artesanos donde llaman la atención las estructuras subterráneas utilizadas para almacenar tinajas de vino y aceite, existente en la mayor parte de las viviendas excavadas y puestas en valor.

 

 

 

MUSÉOPARC ALÉSIA

En marzo del 2012 se inauguró en la llanura de Venarey-Les Laumes el  MuséoParc Alésia. El proyecto museístico, diseñado por el prestigioso arquitecto francés, Bernard Tschumi, contempla la construcción de dos edificios circulares, diferenciados por su revestimiento exterior. El primero, el Centro de Interpretación de la Batalla de Alesia, cuenta con un revestimiento de madera, en referencia a las fortificaciones romanas. El segundo, el Museo Arqueológico se construirá en piedra, recordando el murus gallicus, la muralla típica gala.

Ambos edificios se hallan ubicados en lugares estratégicos, a 2 Km. de distancia uno del otro. El Centro de Interpretación se encuentra en el sitio de la antigua línea fortificada de Julio César. El Museo estará al borde del oppidum en el que Vercingetorix claudicó, no lejos de la monumental estatua de Vercingetorix. El edificio del Centro de Interpretación está formado por una gigantesca rotonda de 15,50m. de alto y 52m. de diámetro, totalmente cubierta de cristal. Desde su tejado aterrazado se puede obtener una vista de 360º del lugar del asedio. El complejo museístico se completará además con los Senderos del Descubrimiento, que permitirá a los visitantes explorar las 7.000 Ha. en las cuales tuvieron lugar los sucesos del año 52 a.C.

 

 

Imaginamos que el retraso en la construcción del museo arqueológico tendrá que ver con complicaciones presupuestarias y con la caída de afluencia al MuséoParc. Las previsiones que las autoridades regionales esperaban obtener con el Muséoparc Alesia no se han cumplido completamente. Los primeros años fueron muy exitosos con unas previsiones de más de 150.000 visitantes al año para 2017. Por desgracia, la cifra actual de visitantes es la mitad de los previstos. Sin duda alguna, bien merece la pena la visita al MuséoParc. Cuenta además con multitud de eventos y actividades durante todo el año.

 

El Centro de Interpretación cubre una área expositiva de 1.200 m2, con una distribución anular. A través de paneles explicativos muestra el contexto, las fuerzas presentes y la progresión de los acontecimientos. Finaliza el recorrido con una revisión del mito de los Galos y Vercingetorix.

Destaca la Galería del Combate, constituída por recreaciones monumentales de guerreros galos y romanos, que introducirán al visitante en el corazón de la batalla. La exposición cuenta con la visualización del documental de 18 minutos de duración “El sueño del rey desnudo”. Resume las siete grandes batallas que culminaron con la victoria de Julio César y la rendición de Vercingetorix.

En el exterior se encuentra una reproducción, de 150m. de longitud, de la doble muralla de asedio romana, con sus torres y empalizadas defensivas.

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *