LA VILLA ROMANA DE LIÉDENA

España – Navarra / (Tarraconensis)

 

El municipio navarro de Liédena se encuentra al este de Navarra, en la Merindad de Sangüesa. Se encuentra a 41 km. de la capital foral, Pamplona. A las afueras de la población, frente a la Foz de Lumbier y sobre el río Irati, se encuentra el yacimiento arqueológico de la villa romana de Liédena.

 

Los orígenes de esta villa rústica se remontan al siglo II d.C. Estuvo habitada en dos fases en la segunda y en la cuarta centuria de nuestra era. En esta última etapa fue cuando alcanzó todo su esplendor, llegando a ocupar una superficie de una hectárea. La villa contaba con 50 estancias entre las correspondientes a la pars urbana o área residencial  y la pars rustica o área productiva.

 

Villa romana de Liédena. Recreación

 

La villa, en el siglo IV d.C., contaba a la entrada con un gran patio rectangular. Algunos estudiosos creen que su función sería eminentemente militar, como alojamiento de una milicia rural. Otros investigadores opinan que sería un horreum o almacén para las cosechas.

 

Villa romana de Liédena. Patio de entrada (foto: Sergio Geijo)

 

Tras el gran patio de entrada accedemos a unas galerías con habitaciones cuya pavimentación estaba decorada con mosaicos. Algunos de estos se exhiben en el Museo de Navarra en Pamplona. Dada la cercanía de la calzada romana que unía Caesaraugusta (Zaragoza) y Pompaelo (Pamplona) se cree que estas habitaciones serían alojamientos para viajeros adinerados. Estas estancias estaban separadas del área residencial por un patio con estanque.

 

Villa romana de Liédena. Galería y habitaciones (foto: Sergio Geijo)

 

El área residencial se encontraba distribuida en torno a un patio central porticado o peristilo, siguiendo las líneas de las domus clásicas. A su alrededor se distribuían todas las estancias de la planta baja de la casa. Varias de las habitaciones estaban decoradas con mosaicos. En una de ellas se halló uno decorado con el triunfo de Baco. Por desgracia estaba muy destruido probablemente de forma intencionada en el siglo IV ó V d.C. tras el auge del cristianismo y la persecución de los símbolos paganos. En otra de las estancias se halló una cantimplora de cerámica con decoraciones en relieve que se exhibe en el Museo de Navarra.

 

Villa romana de Liédena. Peristilo (foto: Sergio Geijo)

 

Villa romana de Liédena. Habitaciones privadas (foto: Sergio Geijo)

 

Al norte del área residencial se localiza una cella vinaria, una bodega donde se almacenaban las dolias o tinajas en las que se fermentaba el mosto. Al este de la zona residencial  y antes del gran patio de entrada se localizaban estancias para la recogida del mosto y el pisado de la uva.

 

Liédena. Cella Vinaria (foto: Sergio Geijo)

 

Al oeste de la villa se encuentran las termas privadas, uno de los dos complejos termales descubiertos. Contaba con las clásicas estancias, apodyterium o vestuario, tepidarium o sala de agua templada, una pequeña piscina poligonal para el agua caliente o caldarium, y una piscina rectangular para el agua fría o frigidarium.

 

Villa romana de Liédena. Termas privadas (foto: Sergio Geijo)

 

 

Más información.

CÓMO LLEGAR: Autovía A-21 / N-240, km. 38. Se accede por la segunda rotonda a la entrada/salida de Liédena.

HORARIOS: Visita libre

TARIFAS: Gratuita.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *