DESCUBRIENDO LA NAVARRA ROMANA

 

El territorio navarro está dividido en cuatro zonas, atendiendo principalmente a sus características geoclimáticas: la zona pirenaica o de montaña, la cuenca de Pamplona, la Zona Media y la Ribera.

 

 

LOS PIRINEOS


En la zona de los pirineos, idónea para los amantes del senderismo y del montañismo, encontramos dos lugares que conservan la huella dejada por los romanos: Urkulu y Urbasa. El primero, la torre trofeo de Urkulu, se encuentra entre Roncesvalles y el puerto de Azpegi, a 1.420m. de altitud. El segundo, en el Parque Natural de Urbasa-Andía, se encuentran los restos de una calzada romana, que unía Valdega con el Valle de Arakil.

 

Urkulu. Torre-trofeo (foto: EGIZU)

LA CUENCA DE PAMPLONA

 

Pamplona, capital de Navarra, y ciudad milenaria fundada por Pompeyo en el transcurso de las Guerras Sertorianas, cuenta con un interesante Museo de Navarra que recoge las más interesantes muestras del legado romano en Navarra.

 

Pamplona. Museo de Navarra (foto: Carlos Octavio Uranga)

 

LA ZONA MEDIA


En esta zona se encuentran los mejores ejemplos del mundo romano y vascón en Navarra. De este a oeste, el primer punto de referencia es Liédena, donde se encuentra una villa romana excavada en su totalidad. Siguiendo por la NA-132 llegamos a Eslava, donde se encuentran las ruinas romanas del yacimiento de Santa Criz, correspondientes a una ciudad de la que desconocemos su denominación original (para algunos estudiosos sería la antigua Nematurinsa). Este yacimiento acaba de ser puesto en valor recientemente, siendo posible realizar un recorrido por los restos del foro. Por la misma carretera, pasamos por Tafalla, donde tomamos la comarcal que nos lleva a Artajona y de ahí a Mendigorría, antigua ciudad romana de Andelos. En esta área tenemos otros dos lugares de indudable interés: Cirauqui con el puente y la calzada romana, y Arellano, villa romana. El el sur de la Zona Media contamos con otros dos sitios a visitar: Lodosa (acueducto)  y Falces (villa romana de San Esteban).

 

Santa Criz de Eslava (foto: Universidad de Navarra)

 

 

LA RIBERA

 

Esta zona, la más meridional de Navarra, cuenta con dos interesantes visitas. Santacara, donde se hallan las ruinas de la ciudad romana de Cara y Funes, donde se encuentran los vestigios de una bodega romana, que pertenecería a una villa rustica romana, con cuatro lagares y los trujales, lugar donde se prensaba la uva.

El Consorcio Eder, que agrupa a los 26 municipios de la Ribera de Navarra, ha recuperado el tramo de la calzada romana Via de Italia in Hispania entre Cortes y Corella. Los 39 Km. recuperados del trazado de la calzada, habilitados para paseos en bicicleta de montaña o a pie,  pasan por Ribaforada, Tudela, Ablitas y Cascante. En Ablitas, además, se ha instalado un área de interpretación  que cuenta con paneles explicativos, un tramo de calzada romana de 200m. de longitud y la reproducción de un miliario romano.

 

Santacara. Ciudad romana de Cara (foto: Turiscapadas)

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *