ANDALUCIA. LA RUTA BÉTICA – ROMANA

ESPAÑA (ANDALUCÍA)

 

La Ruta Bética Romana discurre por la provincia más meridional de la Hispania romana: la Bética. Transcurre por los territorios por donde pasaba la Vía Augusta, que comunicaba Cádiz con la capital del Imperio, Roma, uniendo los cuatro conventos jurídicos que componían la provincia: Gades, Hispalis, Astigi y Corduba. La Vía Augusta, según los Vasos de Vicarello, medía a su paso por la Bética unos 388 km.

La turística Ruta Bética-Romana tiene una extensión de 690 km. y recorre las principales poblaciones por donde pasaba la Via Augusta. Está formada por catorce ciudades de las provincias andaluzas de Córdoba, Sevilla y Cádiz. Los ayuntamientos de estas ciudades preveen así promocionar conjuntamente esta ruta turístico-cultural en el Valle del antiguo Betis.

 

SEVILLA

 

El punto de partida de la Ruta está situado en Santiponce, donde se encuentran las ruinas de la antigua ciudad romana de Italica. Esta gran urbe fue la cuna de los emperadores romanos Trajano y Adriano.

 

Santiponce. Anfiteatro romano (foto: Sergio Geijo)

 

De ahí pasamos a Carmona, la antigua Carmo, famosa por dos de antiguas puertas de acceso, la Puerta de Sevilla y la de Córdoba, y su necrópolis romana. La Luisiana, antiguo centro de cultivo de olivares y de producción de aceite, destaca por sus termas romanas.

 

Carmona. Tumba de Servilia (foto: Carole Raddato)

 

El siguiente punto de la Ruta se halla en Écija, lugar donde apareció la extraordinaria escultura de la Amazona herida que podemos disfrutar en su museo.

Écija. Amazona herida (foto: Sergio Geijo)

 

 

CÓRDOBA

 

Antes de llegar a la capital de la provincia romana de la Bética pasamos por Almodóvar del Río, la antigua Cárbula. En Córdoba destacan los vestigios de un templo romano, su magnífico puente, las huellas del circo y esperemos que, en un futuro próximo, las de su anfiteatro, que fue uno de los mayores de todo el Imperio Romano.

 

Córdoba. Templo romano (foto: Sergio Geijo)

 

De la antigua Corduba pasamos a Montoro y Almedinilla. En la primera lo más reseñable es su museo arqueológico, donde se conserva una escultura thoracata de época del emperador Trajano. En Almedinilla llegamos a la fantástica villa romana de El Ruedo, donde quedaremos hipnotizados por la escultura de Hypnos, la personificación del sueño, hallada en la villa y expuesta en el museo histórico-arqueológico.

 

Almedinilla. Villa romana El Ruedo (foto: Rafael Jimenez)

 

En Puente Genil nos espera otra villa romana, la de Fuente Álamo, donde se hallaron magníficos mosaicos y un mitreo, pequeño santuario en honor del dios iranio Mitra. Osuna, la antigua Urso, fue el último bastión pompeyano tras la victoria de Julio César en Munda. Las últimas etapas nos llevan hasta Marchena, la antigua Martia, que destaca por su bello recinto amurallado.

 

Puente Genil. Villa romana Fuente Álamo (foto: Carole Raddato)

 

 

CÁDIZ

 

En la provincia de Cádiz se encuentran los tres últimos destinos de la Ruta Bética Romana. En Jerez, la antigu Hasta Regia, es interesante visitar su museo arqueológico.

 

Jerez. Museo arqueológico (foto: Emilio)

 

Cádiz, la Gades romana y Gadir fenicia, nos aguarda con un sinfín de puntos de interés, su teatro romano, cuyos mecenas, los Balbo, apoyaron las campañas y proyectos de Julio César y Octavio Augusto, la fábrica de salazones, o los vestigios de Casa del Obispo.

 

Cádiz. Teatro romano (foto: plafff2000)

 

Finalmente llegamos a la playa de Bolonia, en Tarifa, donde se encuentran las extraordinarias ruinas de la ciudad romana de Baelo Claudia, un lugar inigualable por la conjugación de su riqueza arqueológica y su belleza paisajística.

 

Bolonia. Ciudad romana de Baelo Claudia (foto: Salvador Mendez)

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *