FRONTERAS DEL IMPERIO ROMANO

 

Las fronteras del Imperio Romano son la mayor obra de ingeniería realizada por el hombre junto con la Gran Muralla china. Se extendieron a lo largo de 5.000 Km., desde la costa atlántica de Escocia, pasando por el Rin y el Danubio y los Cárpatos hasta el Mar Negro; desde Trabzon (Turquía) en la orilla meridional del Mar Negro hasta el Mar Rojo; y desde allí, atravesando el norte de África, por el límite septentrional del Desierto del Sahara, hasta la costa atlántica de Marruecos.

 

Fronteras del Imperio Romano (foto: wikipedia)

 

La definición de Limes varió a lo largo de los siglos. Inicialmente, durante el siglo I d.C. y principios del siglo II d.C. se utilizó para indicar la existencia de una calzada militar. A finales de la segunda centuria y durante la tercera la palabra limes pasó a definir los bordes fronterizos terrestres. Es en el siglo IV d.C. cuando el Limes se asocia con los nombres de las provincias fronterizas.

En su construcción los romanos hicieron alarde de sus extraordinarios conocimientos de ingeniería, levantando muros de piedra o de madera y excavando grandes fosos defensivos. En Germania trazaron una línea recta fronteriza de casi 70 km. de longitud obviando la geografía del terreno que aún hoy en día es motivo de admiración. Aprovecharon los límites naturales marcados por los grandes ríos (Rin, Danubio o Eúfrates), desiertos (Sahara, Siria) o montañas (Cárpatos).

Todo este sistema estaba comunicado por una calzada militar y protegido por un conjunto de fortalezas – de mayor tamaño para dar cobijo a la principal fuerza del ejército, la legión -, fuertes destinados a las tropas auxiliares, fortines y torres de vigilancia.

 

Saalburg. Fuerte romano. Limes Germania Superior (foto: Carole Raddato)

 

Las fronteras del Imperio romano se extienden a lo largo de una veintena de países, en tres continentes. Vestigios de esta impresionante construcción militar perviven en el Reino Unido, los Países Bajos, Bélgica, Alemania, Suiza, Austria, Eslovaquia, Hungría, Eslovenia, Croacia, Serbia, Bulgaria, Rumania, Turquía ,Siria, Jordania, Israel, Iraq, Egipto, Libia, Argelia, Túnez y Marruecos.

 

EL LIMES Y LA UNESCO

En 1987 se inscribió el Muro de Adriano (Inglaterra) en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO. En el año 2005 este honor lo recibió el Limes de Germania Superior – Raetia y en 2008 el galardón recayó en el Muro de Antonino (Escocia).

 

Inglaterra. Muro de Adriano (foto: Carole Raddato)

 

Dada la grandiosidad y riqueza cultural del Limes, la UNESCO creó una nueva categoría dentro del Patrimonio de la Humanidad, Fronteras del Imperio Romano. El Grupo de Bratislava, consejo de expertos en el Limes romano, buscó una definición que permitiera la inclusión de otras áreas geográficas del Limes. Se definieron las fronteras del Imperio romano como ” las fronteras existentes en el siglo II d.C., desde la época de Trajano hasta la de Septimio Severo (100-200 d.C.) y las instalaciones militares de diferentes épocas situadas sobre dicha línea (fortalezas, fuertes, torres de observación, la calzada del Limes, barreras artificiales y las construcciones civiles ligadas a las anteriores)”.

En la actualidad han presentado su candidatura al Patrimonio Mundial, la Ripa Pannonica (Hungría), el Limes Romanus (Eslovaquia), el Limes croata, el Limes de Germania Inferior (Holanda y Alemania), el Limes danubiano en Austria y el Limes tunecino.

 

Carnuntum. Limes austríaco (foto: Paul)

 

Más información.

UNESCO. web.
Muro de Antonino. web.
Muro de Adriano. web.
Limes germano. web.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *