PORTUS. LOS PUERTOS DE CLAUDIO Y TRAJANO

Italia – Lacio / PORTUS (Regio I)

 

A 25 km. al suroeste de Roma, en el entorno del aeropuerto italiano Leonardo da Vinci Roma-Fiumicino se encontraba, en la Antigüedad, el  puerto marítimo más importante de la Roma imperial: Portus. A él llegaban anualmente miles de barcos que descargaban sus mercancías y el grano con el que se alimentaba a la populosa capital del Imperio. Portus fue sin lugar a dudas una de las grandes obras de la ingeniería romana, con inmensas dársenas, muelles de carga y descarga, almacenes de mercancías, termas,  canales que permitían la navegación hacia el río Tiber de un modo más rápido y seguro, etc.

 

En la actualidad Portus se encuentra tierra adentro, a 3 km. de la costa, en las inmediaciones del aeropuerto de Roma-Fiumicino. Si bien conserva de un modo espectacular la cuenca hexagonal, cuya construcción se debe al emperador Trajano. Desde los años noventa del siglo pasado, la Universidad de Southampton lidera el Portus Project, un proyecto internacional que busca estudiar, comprender y recuperar esta imponente e inigualable obra de la Antigüedad.

 

Podemos visitar tanto los vestigios existentes de los puertos de Claudio y Trajano, como los navíos recuperados que se exhiben en el Museo de los Barcos de Romanos de Fiumicino.

 

Portus. Puerto de Trajano (foto: Nicola)

 

EL PUERTO DE CLAUDIO

En época republicana, y en tiempos de Augusto, los principales puertos que abastecían la ciudad de Roma eran los de Ostia y Puteoli, en la bahía de Nápoles. La creciente pujanza de Roma, las mayores necesidades alimenticias para su población o la demanda de las élites romanas del garum hispano, aceite y vino hispano y galo, provocaron la decisión en el 42 d.C. del emperador Claudio de construir un nuevo puerto marítimo que supliera las carencias del que fuera el mayor puerto en época republicana, el de la cercana Ostia.

El nuevo puerto se construyó al norte de la desembocadura del Tíber, a 3 km. de Ostia. Contaba con una extensión de 200 Ha, y dos grandes muelles curvos abiertos al Mar Tirreno. Su construcción se finalizó en el 64 d.C. en tiempos del emperador Nerón. Al menos dos canales artificiales conectaban el puerto de Claudio con el río Tíber: la Fossa Traiana y el Canale traverso. Estos canales permitían un tráfico más fluido en el transporte de mercancías por el Tíber hacia Roma y además evitaban las inundaciones al disminuir los desbordamientos del Tíber. Un imponente faro, localizado en una isla entre los dos grandes espigones del puerto, guiaba a los barcos que se dirigían hacia su interior. Su mayor profundidad permitía el amarre de los barcos de gran calado que transportaban el grano procedente de las provincias del Norte de África y Egipto.

 

Portus. Pórtico de Claudio (foto: Gwendolyn Stansbury)

 

El complejo portuario contaba con un vasto conjunto de almacenes conocidos como los Grandi Magazzini di Traiano, donde se almacenaría el grano. Se conservan algunos vestigios del muelle septentrional, así como edificaciones que debieron corresponder a las oficinas portuarias, una cisterna y un conjunto termal.

 

Portus. Dársena y puerto de Claudio -izquierda- (foto: Gwendolyn Stansbury)

 

EL PUERTO DE TRAJANO

Una creciente necesidad logística impulsó al emperador Trajano a ampliar el puerto de Claudio. Su principal exponente fue la construcción de una espectacular dársena hexagonal de 33 Ha. que permitía el amarre de los grandes barcos y su cobijo y protección frente a los temporales marítimos. La ampliación del puerto tuvo lugar entre los años 112-4 y 120 d.C., en tiempos de los emperadores Trajano y Adriano.

La dársena exagonal estaba rodeada de un vasto complejo de edificaciones. En el área norte del hexágono se levantó el denominado Palacio Imperial, de 2 Ha. de extensión, destinado a las visitas del emperador, oficiales de alta graduación y el Prefecto de la Annona, encargado de la supervisión del suministro de trigo y cereales hacia Roma.  En sus proximidades se encontraba una enorme atarazana imperial o navalia, destinada probablemente a las embarcaciones imperiales.  Esta zona estaba conectada con el Tíber a través de un nuevo canal, el Canale Romano. Adicionalmente, Portus estaba conectada con Ostia con otro canal adicional a través de la Isola Sacra.

 

Portus. Vista de la cuenca hexagonal (foto: Gwendolyn Stansbury)

 

A mediados del siglo II d.C., se ampliaron las estructuras  del Puerto de Trajano con nuevas edificaciones, como el Grandi Magazzini di Settimio Severo, erigido al oeste del Palacio Imperial. La creciente importancia del puerto en los siglos II y III d.C. llevó a su designación como ciudad en el año 314 d.C., Portus Romae. En los siglos siguientes el Puerto continuó siendo objeto de reformas y remodelaciones hasta su ocaso en la primera mitad del siglo VI d.C. La disminución del comercio y el encenagamiento de la cuenca claudiana provocaron el definitivo declive de Portus.

 

Portus. Almacenes de época severa (foto: Gwendolyn Stansbury)

 

 

MUSEO DE LOS BARCOS ROMANOS

El Museo de los Barcos de Fiumicino acoge una de las más importantes colecciones de barcos de la Antigüedad del mundo. El núcleo de la colección está compuesto por tres navíos fluviales de transportes de mercancías, un carguero marítimo y un barco pesquero.

Los tres barcos, denominados navis caudicaria, transportaban mercancías entre los canales del Puerto y  el Tíber, y  el recorrido fluvial entre Portus a Roma. Fueron descubiertos entre los años 1958 y 1961, durante los trabajos de construcción del aeropuerto de Fiumicino. Cada uno de ellos podía transportar 30, 50 y 70 Tm. respectivamente.

El barco pesquero, navis vivara, se conserva en un excepcional estado de conservación. Su peculiariedad principal es el aquarium central, que permitía mantener en la nave a los pescados capturados frescos y vivos.

La exposición museística se completa con objetos hallados en las excavaciones arqueológicas de Portus y paneles explicativos sobre el modo de construcción de los barcos, las estructuras de Portus o el modo de vida de sus trabajadores.

 

Fiumicino. Museo delle Navi Romani

 

 

Más información:
PUERTOS IMPERIALES DE CLAUDIO Y TRAJANO (Vía Portuense, 2360. Fiumicino).

Horarios: consultar web ostiantica

Tarifas: 6 €.

Web: ostiantica.beniculturali.it

MUSEO DELLE NAVI (Vía Alessandro Guidoni. Fiumicino).

Horarios: Martes a domingo, de 10:00 a 16:00 (última admisión 15:30). 

Tarifas: 4 €.

About Post Author

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.