LA CELLA VINARIA DE VALLMORA

Cataluña – Barcelona  /  (Tarraconensis)

 

EL municipio de Teià está situado en la comarca barcelonesa del Maresme. Aquí se encuentra el yacimiento arqueológico de la villa romana de Vallmora, enmarcado en el Parque arqueológico Cella Vinaria, el mayor parque arqueológico visitable dedicado a la producción de vino en época romana. El principal acceso al Parque arqueológico Cella Vinaria se realiza por la autopista C-32, salida 86 (peaje) o la salida 7, tomando la N-II y la carretera BV5026.

 

El yacimiento de Vallmora fue descubierto en 1966 por D. Luis Gallera, que realizó excavaciones hasta el año 1973. Se retomaron las excavaciones arqueológicas en 1999, siendo declarado Bien de Interés Cultural Local por el Ayuntamiento de Teiá en el año 2001. Se trata de una villa rustica habitada entre los siglos II a.C. y IV d.C. Fue un centro de producción vitivínicola de la Layetania romana, siendo la principal peculiaridad de la bodega romana de Vallmora el conocimiento del propietario de la misma, Lucius Pedanius Clemens, y el del encargado de la explotación, Epictetus. Sabemos estos datos por un sello de plomo, utilizado para marcar las etiquetas de los envases, descubierto durante las excavaciones en el año 2003.

 

El vino layetano, según los autores clásicos Estrabón o Plinio el Viejo, no era de gran calidad, pero sí muy popular, constatado por la gran capacidad de producción de la Layetania y sus ánforas vinarias halladas por todas las partes del Imperio.

 

En la visita a la Cella Vinaria de Vallmora descubriremos dos salas de prensado de uvas (torcularium), construidas entre los años 30 y 40 d.C. y reformadas-ampliadas a partir del año 150 d.C., dando lugar al gran torcularium, donde se muestran las réplicas de dos grandes presas de viga romanas; el depósito para la recogida del mosto, con capacidad para unos 5.000 litros ó 193 ánforas; la bodega, de 106m2, donde varias hileras de grandes tinajas semienterradas (dolia defossa) servían para transformar el vino.

 

Teià. Cella Vinaria. Torcularium (foto: Sebastià Giralt)
Cella Vinaria. Torcularium (foto: Sebastià Giralt)

 

Una viña experimental permite conocer cómo eran las viñas en época romana, a partir de las fuentes clásicas y los datos arqueológicos. En ella se reproducen cuatro sistemas: emparrada en pérgola, emparrada en línea, emparrada con tutores verticales, y emparrada en vaso (alveus), sistema habitual en la Layetania.

 

En otro sector del yacimiento se encuentran los fondos de doce silos, de los que se conservan tres, destinados al almacenamiento de cereales. Los silos, una vez llenos, se sellaban de modo que los primeros cereales que germinaban absorbían el oxígeno y aseguraban la conservación del resto.

 

Teiá. Cella Vinaria. Silo. (Foto: Sebastià Giralt)

 

Otro espacio, se ha interpretado como un calcatorium o lagar para la pisa de la uva, construido en la primera fase de la factoría vitivinícola, en la primera mitad del siglo I d.C.

 

Teiá. Cella Vinaria. Calcatorium. (Foto: Sebastià Giralt)

 

Finalmente, nos encontramos con el lacus vinarius, depósito con capacidad para 3.900 litros o 150 ánforas, destinado a la fermentación del mosto. Está aislado del resto de edificios y conserva dos de los tres escalones que permitían a los obreros introducirse en él para limpiarlo.

 

Teià. Cella Vinaria. Lacus vinarius (foto: Sebastià Giralt)

 

En Teià, integrado en el marco del yacimiento arqueológico y la Cella Vinaria de Vallmora, se encuentra también el CAT(Centre d’Acollida Turística de la Generalitat de Catalunya) dedicado a la Romanización de Cataluña y su relación con la vid y el vino. El turista encontrará en este servicio un área de descanso y de servicios, una tienda y un punto de venta de artesanía, un bar-espacio de degustación gastronómica y un punto de información turística.

En septiembre 2010 se celebró la primera edición de la Vinalia rústica, fiesta romana dedicada a la celebración del inicio de la vendimia, en el Parque Arqueológico Cella Vinaria.

 

En la visita al yacimiento de Vallmora no debemos olvidarnos de ¡degustar un vino de la zona!. Los herederos de los vinos layetanos, conocidos a lo largo y ancho del Imperio Romano,  son los vinos elaborados bajo la Denominación de Origen Alella. Las vides se cultivan en las dos laderas de la Sierra de Marina. Sus vinos blancos son los más reconocidos, elaborados con pasa blanca, garnacha blanca, chardonnay, sauvignon blanco y picapoll.

 

 

Más información.

CENTRO ENOTURÍSTICO Y ARQUEOLÓGICO DE VALLMORA (C/ Ernest Lluch, 40. 80329 Teià (Barcelona))

HORARIOS: Grupo mínimo de 15 personas. Duración 1,5h. 

TARIFAS 2018: Adultos...5,5 € (visita guiada)

CONTACTO: 691 170 860 - reserves@tanitdifusio.cat

WEB: www.facebook.com/cellavinariadeteia

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *