LA CIUDAD ROMANA DE BAELO CLAUDIA

Andalucía – Cádiz  / BAELO CLAUDIA (Baetica)

 

El espectacular yacimiento arqueológico de la ciudad romana de Baelo Claudia está situado en la ensenada de Bolonia, en la llamada Costa de la Luz. Se halla a 12 km. al norte de Tarifa, formando parte del Parque Natural del Estrecho de Gibraltar. El acceso al yacimiento  se realiza a través de la N 340 Cádiz – Málaga; en el km. 70,2 debemos coger la carretera CA-P-8202 que lleva a Bolonia y El Lentiscal y a 8km. encontraremos nuestro lugar de destino. Baelo Claudia es el segundo espacio histórico más visitado de Andalucía, tras la Alhambra de Granada, con 150.000 visitantes al año.

La ciudad de Baelo Claudia fue fundada durante la época republicana, en el siglo II a.C., con la industria de salazón de pescado y sus salsas derivadas, como el garum, como el motor principal de su economía. El comercio con el Norte de África fue de gran importancia, manteniendo una gran vinculación comercial con el puerto de Tanger.  Durante el principado de Claudio (41-54 d.C) obtuvo el rango de municipio. A mediados del siglo II d.C. la ciudad sufrió cierto declive posiblemente a causa de un terremoto/maremoto que asoló la zona. En el siglo III d.C. se produjo un leve resurgir económico, sin llegar al esplendor de los siglos I a.C. y I d.C.En el siglo VII d.C. fue definitivamente abandonada, hasta su redescubrimiento a principios del siglo XX.

La visita al Conjunto Arqueológico de Baelo Claudia, se inicia en el Centro de Recepción de Visitantes – Museo, inaugurado en diciembre del 2007. Consta de dos salas de exposiciones permanentes y una para muestras temporales. En la planta superior del centro se ofrece un marco general de la ciudad romana. En la planta inferior se encuentran dos espacios expositivos permanentes: el primero, dedicado a la religión, el urbanismo y la economía; y el segundo dedicado a la vida social de la ciudad. El conjunto cuenta además con una biblioteca especializada en el mundo clásico romano.

 

Baelo Claudia. Museo Arqueológico (foto: javier1949)

 

Tras la visita del museo nos encontramos con el canal del acueducto  este de la ciudad. Baelo Claudia contaba con tres acueductos que la abastecían de agua dulce, tanto para el suministro doméstico como para la industria del salazón de pescado. El más largo, de 8 Km. de longitud, traía el agua desde Punta Paloma, discurriendo en paralelo a la costa. Los otros dos tenían su origen en la Sierra de la Plata, entrando por el oeste de la ciudad.

 

Baelo Claudia. Acueducto Punta Paloma (foto: Sergio Geijo)

 

La ciudad de Baelo Claudia contaba con una extensión de 13 Ha., delimitada por un recinto amurallado de algo más de un kilómetro, flanqueado por torres. Fue levantada en época augustea y remozada en la segunda mitad del siglo I d.C. Se cree que no tenía función defensiva, sino delimitadora del espacio urbano de la ciudad. Contaba con cuatro puertas de acceso, destacando la puerta este o Puerta de Carteia y la de Gades, al oeste. Ambos accesos delimitaban el decumano máximo de Baelo.

 

Baelo Claudia. Puerta de Gades (foto: Rafael dP)

 

A mitad del decumano máximo se halla la Plaza Meridional. Entre ésta y el foro se hallaba el centro monumental y social de la ciudad. El foro constituía el eje central de la vida de Baelo Claudia, estando situados alrededor de él los principales edificios públicos. En el lado sur destaca la Basílica, edificio de dos plantas destinado a la administración de la justicia, y que contaba en su interior con una colosal estatua del emperador Trajano (que podemos contemplar en el Museo de Cádiz). Por el lado oeste del foro se situaban el Archivo municipal o Tabularium, una sala de votaciones, la Curia (aunque su situación es discutida por algunos eruditos),y  una sala de reuniones del senado local. En el lado este del foro se hallaban las tiendas o tabernae.

 

Baelo Claudia. Basílica del foro (foto: Rafael del Pino)
Baelo Claudia. Foro (foto: Rafael del Pino)

 

En el lado norte del foro se situaba una terraza o rostra, con una fuente monumental revestida de mármol. Unas escalinatas nos llevan a los templos de la Tríada Capitolina (Júpiter, Juno y Minerva) y el templo de Isis, señal del auge de los cultos orientales. Los templos de la Tríada contaban cada uno de ellos con acceso propio independiente a través de gradas que comunicaban con el pórtico que precedía a la cella o sala de culto.

 

Baelo Claudia. Templo de la Tríada Capitolina (foto: Sergio Geijo)
Baelo Claudia. Templo de Isis (foto: Sergio Geijo)

 

Volviendo en dirección al decumano máximo nos encontramos con el macellum o mercado, construido en época alto imperial. Su construcción se realizó con la finalidad de sustituir a la actividad comercial del foro. El edificio cuenta con un patio central con diez tiendas laterales, además de otras cuatro tiendas situadas mirando al exterior, en la fachada porticada.

 

Baelo Claudia. Macellum (foto: Sergio Geijo)

 

Cerca de la puerta de Gades se localizan unas termas. Contaban con las típicas estancias de este tipo de establecimientos lúdicos: sala caliente o caldarium, templada o tepidarium, fría o frigidarium con dos piscinas.

 

Baelo Claudia. Termas – caldarium (foto: Rafael del Pino)

 

Al noroeste de la ciudad se encuentra el teatro. Fue construido a mediados del siglo I, aprovechando la pendiente de la ladera para construir el graderío o cavea. Se pueden ver los siete accesos o vomitorios que permitían acceder a los diferentes niveles de la cavea, reservados en función de la clase social de los espectadores.

 

Baelo Claudia. Teatro romano – vista panorámica.

 

En el extremo sur de la ciudad se encontraba la factoría de salazones, complejo destinado a la industria conservera, cuyo producto estrella era el garum, exportado a las provincias del Imperio, incluida Roma. Baelo era el puerto de unión con el norte de África gracias a su comercio marítimo con Tingis (Tánger). La pesca del atún se realizaba de mayo a septiembre, mediante redes fijas similares a las actuales de almadraba. Los edificios destinados a la factoría industrial tenían dos áreas principales: una de preparación -limpieza y troceado de pescado- y otra de procesado -piletas para salazón-. Esta actividad  industrial se mantuvo en activo en Baelo desde el siglo II a.C. hasta el siglo III d.C.

 

Baelo Claudia. Factoría de Salazones (foto: Rafael dP)

 

EL DESCUBRIMIENTO DEL SUBURBIUM DE BAELO CLAUDIA

A finales de septiembre 2013 se hicieron públicos los nuevos hallazgos realizados en la ciudad romana de Baelo Claudia. En concreto, se presentó el suburbium, un complejo urbano extramuros, al suroeste de la ciudad, que contaba con una extensión superior a 1 Ha. En este nuevo entorno, destaca el espectacular descubrimiento de un nuevo conjunto termal, denominado como Termas Marítimas. Este espacio termal es el segundo de la ciudad, pero de mayor extensión e importancia. Se han excavado cinco habitaciones, en un estado de conservación excepcional, que permiten mejorar su comprensión didáctica, con las estancias de agua fría a templada, caliente y la piscina. Esta última, de 40m2 está casi completa, conservando también sus escalones. En esta estancia se halló durante las excavaciones el torso de una escultura, que ha sido identificada como una copia del Doríforo de Policleto. También se descubrió una gran cisterna, que surtía de agua a las termas, y estaría abastecida por un cuarto acueducto; y un posible embarcadero, que formaría parte de las instalaciones portuarias de Baelo. En el verano de 2014 se abrieron al público estas termas, con visitas guiadas especializadas, aunque fuera del circuito habitual de visitas.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *