MONTE TESTACCIO. EL ACEITE DE ROMA

Lacio – Roma

 

Uno de los lugares más sorprendentes de Roma es el Monte Testaccio, también conocido como Monte dei Cocci. Esta colina artificial remonta sus orígenes al siglo I  y estuvo en uso hasta el siglo III d.C. Está formada por fragmentos de millones de ánforas, procedentes mayormente de Hispania y del norte de África.

 

Roma. Monte Testaccio

 

El Monte Testaccio tiene una altura de 54 m. El montículo, de base triangular, mide 180 m. por su lado norte y 250 m. por los otros dos, ocupando una superficie de 22.000 m².  En su base, los romanos construyeron un perímetro hecho con ánforas enteras rellenadas de piedras, para poder sostener así el peso. Las ánforas vacías eran cargadas en mulas para ser transportadas hasta este lugar. Posteriormente eran rotas y sus fragmentos apilados en este lugar de forma uniforme. Estos depósitos de fragmentos no fueron cubiertos con tierra. Periódicamente debieron ser cubiertos con capas de cal para evitar el olor del aceite rancio, sirviendo además como base para el depósito de nuevas capas de ánforas.

 

Roma. Monte Testaccio (foto: Alex)
Roma. Monte Testaccio (foto: Samantha Lombardi)

 

LAS ÁNFORAS DEL MONTE TESTACCIO

La mayoría de las ánforas llevan la marca comercial de su productor, por lo que es posible conocer el origen de las mismas. De los más de veinticinco millones de ánforas que se cree que fueron depositadas en el Monte Testaccio, cerca del 80% provenían de la Bética hispana. Las ánforas utilizadas para el transporte de aceite eran habitualmente del tipo Dressel 20, bautizadas así en honor del alemán Heinrich Dressel que las catalogó. Este tipo de ánfora tenía un peso de 30 kg. y en ellas se podían transportar hasta 70 litros de aceite. Las provenientes del norte de África, de Tripolitania (Libia) y Byzacena (Túnez) eran más delgadas y ligeras.

 

Ánfora tipo Dressel 20 (foto: Juan Moros Díaz)

 

EMPORIUM. EL PUERTO DE ROMA

El barrio del Testaccio, próximo al Trastevere, se encuentra entre el Aventino y el Tíber. Por éste llegaban las mercancías de vino y aceite al Emporium, el puerto fluvial. Es posible ver las huellas de este antiguo puerto fluvial. El puerto fue construido en el 193 a.C. gracias a los magistrados M. Aemilius Lepidus y  L. Aemilius Paullus.

 

Roma. Puerto fluvial Emporium (foto: Lalupa)

EL NUEVO MERCADO DEL TESTACCIO

Bajo el Nuevo Mercado del Testaccio se descubrieron vestigios de época imperial, a nueve metros de profundidad, que se conservan en un área arqueológica subterránea. Los vestigios pertenecientes a la época augustea están formados por bloques de ánforas apiladas unas encima de otras, formando muros de ánforas. En época de Trajano o Adriano se construyó un almacén de forma trapezoidal, que fue demolido a finales del siglo III o principios del s. IV d.C. El área sólo se puede visitar con cita previa en días señalados.

 

Roma. Área arqueológico del Nuevo Mercado de Testaccio (foto: Mercato Testaccio)

OTROS LUGARES DE INTERÉS

En el barrio es posible ver la Pirámide de Cayo Cestio  y la Porta de San Paolo, uno de los accesos de la muralla aureliana. También en la zona Ostiense se halla la Central Montemartini, antigua central termo-eléctrica reconvertida en museo de arte clásico.

 

La pirámide de Cayo Cestio fue construida entre los años 18 y 12 a.C., en tiempos del emperador Augusto, como mausoleo del magistrado romano Cayo Cestio Epulón. Tiene una base cuadrada de 30 m. y una altura de 36,40 m. En su época se hallaba extramuros, como todas las tumbas y mausoleos. En el siglo III d.C. se incluyó en la muralla aureliana.

 

Roma. Pirámide de Cayo Cestio (foto: Gianluca Puccio)

 

 

Más información.

MONTE TESTACCIO (Via Nicola Zabaglia, 24)

HORARIOS: Todos los días de 9:00 a 17:00 (imprescindible reserva previa).

RESERVAS: +39 060608 

WEB: www.turismoroma.it


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *