LA NECRÓPOLIS ETRUSCA DE TARQUINIA

Italia – Lacio

 

Tarquinia, situada a 100 km. de Roma, se halla en una colina sobre el valle del río Marta, emisario del Lago Bolsena. Tarquinia fue una de las más importantes y mayores ciudades de la Etruria. El yacimiento arqueológico de la necrópolis de Tarquinia, junto con la de Cerveteri, forma parte del Patrimonio Mundial de la UNESCO desde 2004.

 

La necrópolis etrusca de Tarquinia, conocida con el nombre de Monterozzi, cuenta con más de seis mil sepulcros subterráneos, excavados en el lecho rocoso y accesibles a través de un corredor inclinado . Son especialmente famosas las doscientas tumbas que se encuentran decoradas con pinturas, ejemplo único de la pintura clásica de tiempos prerromanos.

 

LAS TUMBAS ETRUSCAS DE MONTEROZZI

Las tumbas etruscas policromadas de Monterozzi constituyen la  única fuente de conocimiento de la pintura griega, prácticamente desaparecida, que ha llegado hasta nuestros días. La mayoría de las tumbas decoradas consisten en una única cámara rectangular con un tejado a dos aguas, destinada al enterramiento del pater mater familias. Estas tumbas estaban destinadas a la alta aristocracia de la ciudad y, en época helenísticas, pasaron a dar cobijo a todo el clan familiar, por lo que pasaron a contar con varias cámaras comunicadas entre sí.  Entre las tumbas más interesantes se encuentran la tumba de la leona, la tumba de los leopardos,  la tumba del pabellón de caza, la tumba de la caza y la pesca, la tumba de los juglares, la tumba de los demonios azules, o la tumba de Anina.

 

Tarquinia. Tumba de los leopardos (foto: Kees & Willy van Eykelen)
Tarquinia. Tumba de los toros (foto: Ted)

 

EL MUSEO NACIONAL DE TARQUINIA

Las pinturas de siete de los hipogeos etruscos  de Tarquinia fueron trasladados, entre los años cincuenta y sesenta del siglo pasado, al Museo Arqueológico Nacional de Tarquinia, ubicado en el Palazzo Vitelleschi, del siglo XV. Las tumbas visibles en el museo son las del Triclinio, la Olimpiada, la Biga, la Nave, la Cerda negra, el Lecho fúnebre y la tumba Bruschi.

 

Tarquinia. Pinturas de la Tumba de los Juglares (foto: Sergey Sosnovskiy)
Pinturas de la tumba del Lecho fúnebre de Tarquinia (foto: Sebastià Giralt)

El Museo Arqueológico Nacional de Tarquinia cuenta además con excepcionales piezas, como la colección de sarcófagos ubicados en la planta baja, o la de cerámica griega, en la primera planta, donde se exhiben obras maestras como el kylix de Oltos, el vaso de Charinos, o la ánfora de Phintias. Otra obra singular, que además es el símbolo de la ciudad de Tarquinia, son los caballos alados que adornaban el frontón del Altar de la Reina.

 

Tarquinia. Los Caballos alados (foto: Jean-Pierre Dalbéra)
Tarquinia. Vaso de Charinos (foto: Ancient Art & Numismatics)

 

 

Más información.

TARQUINIA. www.tarquinia-cerveteri.it 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *